Ciudad de México. ExxonMobil activó un protocolo especial ante la falta de abasto de combustibles en el país, por lo que además de la importación de más de 5 millones de barriles de combustible por ferrocarril entre noviembre y enero, continúa sus planes para traer combustibles por barco de Luisiana a Tuxpan, e invertirá US$300 millones en logística, inventario y comercialización en México en los próximos 10 años.

En un fact sheet para medios, la estadounidense detalló que desde que inició la contingencia en México, ExxonMobil activó el protocolo Equipo de Respuesta a la Demanda, compuesto por un grupo de alrededor de 40 personas en México y Estados Unidos, con el fin de atender el suministro de combustible de la manera más rápida posible.

“ExxonMobil ha administrado sus importaciones adecuadamente para atender las necesidades de nuestros clientes, hemos complementado el suministro de combustibles en México a través de más de 5 millones de barriles de combustible desde noviembre del 2017 a enero de 2019”, detalló.

Además, a través de una red ferroviaria de inversión privada, la firma explicó que ha traído 90 trenes con combustibles desde sus refinerías en Texas hasta el Bajío, centro y norte del país. Sus combustibles son almacenados en cuatro terminales ubicadas en San José Iturbide, Guanajuato; San Luis Potosí, San Luis Potosí; Salinas Victoria, Nuevo León, y Tula, Hidalgo.

A la fecha, los socios gasolineros con quienes comparten actividades operan 178 estaciones de servicio bajo la marca Mobil, en los estados de Guanajuato, donde hay 38 establecimientos; Querétaro, con 35 estaciones; San Luis Potosí, que tiene 15; Aguascalientes, con 16; Puebla, donde hay 34 establecimientos; Zacatecas, con 15 estaciones de servicio; Nuevo León, donde hay 21;  Hidalgo, donde hay dos, y Michoacán y el Estado de México, con un establecimiento cada uno.

La estadounidense detalló que además hasta este miércoles había más de 6.600 personas han recibido capacitación para el manejo de las estaciones de servicio, con sus estándares de seguridad y servicio.

”Tras un análisis cuidadoso, decidimos iniciar operaciones en la región del Bajío y de ahí expandir nuestras actividades al centro y norte del país. Dada la creciente demanda de combustible que tiene la región, creemos que es ahí donde más valor podemos agregar”, informó la empresa.