Ciudad de México. La unidad mexicana de Fiat Chrysler comenzó a reabrir de forma gradual el martes sus dos plantas en Toluca, en el centro de México, después de haber empezado a reactivar de forma progresiva sus operaciones en Saltillo el lunes, paradas por la pandemia del coronavirus, dijo un portavoz de la compañía.

El anuncio se produce después de que la empresa reabriera cuatro plantas de ensamblaje y cuatro más de autopartes en Estados Unidos.

"Solo estamos abriendo con el 40% de la población de cada una de las instalaciones, es una apertura ordenada y segura y con todos los protocolos que nos han instruido la Secretaria de Salud y protocolos internos", respondió el portavoz de Fiat Chrysler en un correo a Reuters.

La compañía, que suspendió sus operaciones en México el 19 de marzo y tiene 14.000 empleados en el país, dijo que reiniciará las operaciones en uno de los tres turnos que tiene normalmente y que no sabe aún cuando volverá a operar al 100%.

La empresa cuenta con cinco complejos: en Saltillo, en el norte, donde fabrican la camioneta Promaster, motores V6 y V8, sus pick up Heavy Duty, y en Toluca, en el centro del país, de donde salen los modelos Jeep Compass y Journey.

El lunes las japonesas Nissan y Toyota dijeron que preparaban su regreso paulatino a la actividad con severos protocolos de seguridad sanitaria para evitar contagios del virus entre sus empleados, mientras las alemanas Volkswagen y Audi seguían esperando la autorización oficial.