Múnich. Fiscales alemanes dijeron este miércoles que habían presentado cargos contra el ex consejero delegado de Audi, Rupert Stadler, quien está siendo investigado por su papel en el escándalo de fraude en las emisiones de Volkswagen.

Volkswagen admitió en septiembre de 2015 haber utilizado software ilegal de control de motores para burlar las pruebas de contaminación, desencadenando una reacción global contra el diesel. El asunto le ha costado hasta ahora al fabricante de automóviles alemán 30.000 millones de euros (US$33.400 millones).

La oficina del fiscal de Múnich dijo que Stadler y otros tres acusados están siendo procesados por fraude, falsificación de certificados y prácticas publicitarias delictivas.

La marca de alta gama Audi no admitió hasta noviembre de 2015 que sus motores diesel V6 de 3,0 litros estaban dotados de un dispositivo de control auxiliar considerado ilegal en los Estados Unidos.

Volkswagen y sus antiguos directivos se han enfrentado a numerosas demandas, y en abril los fiscales de la ciudad alemana de Braunschweig acusaron al antiguo director de Volkswagen, Martin Winterkorn, de fraude en el desempeño de su cargo.

El fiscal de Múnich dijo que tres de los acusados están imputados por haber desarrollado motores para coches Audi, Volkswagen y Porsche que utilizaban dispositivos para ocultar las emisiones.