La ejecución del Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) debilitará el panorama crediticio de esta empresa, afirmó la calificadora Fitch.

La agencia advierte que el objetivo de producción anual de 2.7 millones de barriles por día para 2024 es agresivo y difícil de alcanzar, asumiendo los niveles de gasto de capital programados y sobre todo, al compararlos con los costos de inversión en desarrollo y desafíos de ejecución.

La agencia Fitch Ratings recortó el 6 de junio la calificación de Pemex de “BBB-“, donde se encontraba a “BB”, con lo que perdió el grado de inversión.

Con la nueva calificación, las emisiones que realice la petrolera, serán tomadas como especulativas, lo que encarece el crédito que pueda conseguir y dificulta su acceso a inversionistas que tienen mayor disponibilidad para prestar recursos.

El recorte de dos escalones en la nota de la petrolera, responde directamente a la degradación de la calificación soberana de México, que se completó 24 horas antes.

En una nota emitida por Luis Aristabal, analista para Pemex en la agencia, advirtieron que esta calificación se encuentra con perspectiva negativa, indicativo para el mercado de que hay una de tres posibilidades de ser recortada de nuevo. No obstante, aseguran que este comentario que se divulgó este lunes, no tiene aún impacto de calificación.