Detroit. Ford Motor Co dijo este martes que abandonará su negocio de camiones en América del Sur y que como resultado parará este año su producción en una planta en Brasil, lo que generará el despido de 2.700 trabajadores en medio de una reestructuración global de la empresa.

La fábrica en Sao Bernardo do Campo, un suburbio industrial de Sao Paulo, opera desde 1967 y fue la primera planta de Ford en Brasil. Aunque en algún momento produjo varios modelos de automóviles, ahora fabrica camiones F-4000 y F-350, así como el modelo Fiesta.

Ford dijo el 10 de enero que recortaría miles de empleos y consideraría los cierres de plantas en Europa como parte de su plan para volver a obtener ganancias en la región.

Tras ese anuncio, los analistas e inversores esperaban una reestructuración similar en Sudamérica. El presidente ejecutivo de Ford, Jim Hackett, dijo ese mes que los inversores no tendrían que esperar mucho para el plan de reorganización de América del Sur.

Ford dijo el 10 de enero que recortaría miles de empleos y consideraría los cierres de plantas en Europa como parte de su plan para volver a obtener ganancias en la región.

El presidente de Ford Sudamérica, Lyle Watters, dijo que el fabricante de automóviles sigue "comprometido" con la región, pese a que actualmente no es rentable.

"Sabemos que esta acción tendrá un gran impacto en nuestros empleados en São Bernardo y estaremos trabajando estrechamente con todos nuestros interesados ​​en los próximos pasos", dijo Watters en el comunicado.

El segundo mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos espera registrar cargos especiales antes de impuestos de alrededor de US$460 millones, con la mayor parte de la cifra siendo asumida este año, afirmó la compañía en un comunicado.

Ford dijo que el anuncio de este martes sigue otros movimientos, incluida la reducción de los costos asalariados y administrativos en la región en más del 20% en los últimos meses.