París. El gobierno francés está buscando candidatos para reemplazar al jefe de la alianza automotriz Renault-Nissan-Mitsubishi Carlos Ghosn, mientras algunos miembros de la junta directiva empezaron a dudar sobre si mantenerlo en el cargo tras la acusación en Japón por presunta mala conducta, dijeron fuentes a Reuters.

En un comunicado este viernes, el presidente interino Philippe Lagayette dijo que la junta de Renault no consideró reemplazar a Ghosn en una reunión el día anterior y negó los reportes de divisiones internas.

Los directores de Renault fueron informados en la reunión de este jueves sobre una investigación realizada por el socio de la alianza Nissan que llevó a la detención de Ghosn el mes pasado. Esta semana se lo acusó formalmente por no declarar US$43 millones en ingresos diferidos.

Nissan despidió a Ghosn como presidente tres días después de su detención, pero Renault ha resistido la presión para echarlo, ya que el escándalo afecta a su alianza de fabricantes de automóviles.

La junta directiva de Renault se mantuvo firme en su decisión anterior de sostener a Ghosn, con su director principal en funciones como presidente interino y director general adjunto, Thierry Bollore, a la cabeza de las operaciones.

Funcionarios franceses ya comenzaron a enumerar posibles candidatos para reemplazar a Ghosn como presidente ejecutivo, dijeron fuentes cercana a la compañía. El ejecutivo senior de Toyota Didier Leroy será considerado.

En un comunicado inicial emitido por Renault tras la reunión, la junta indicó que "en esta etapa, no tiene información sobre la defensa de Carlos Ghosn".

Pero durante la sesión de cinco horas, varios directores presididos por Cherie Blair, esposa del ex primer ministro británico Tony Blair, comenzaron a expresar su impaciencia por la situación, dijeron dos personas con conocimiento del asunto.

"Lo que dijo, en efecto, fue que no podemos permanecer en esta situación para siempre", dijo una fuente acerca de dichos de Blair. "En algún momento necesitas avanzar y seguir adelante", agregó.

Lagayette "refuta los rumores de prensa que hablan de diferencias de opinión" entre los miembros de la junta en la reunión, dijo Renault en su comunicado este viernes.

En un envío aparte a Reuters, Blair dijo que estaba "triste de que se haya violado la confidencialidad de las reuniones de la junta directiva, en particular con respecto a su descripción totalmente inexacta de mi contribución".

Y agregó: "Puedo confirmar que yo, junto con otros miembros de la junta, le hice varias preguntas a los abogados de Renault sobre su conocimiento del sistema legal japonés, su estimación de cuánto tiempo permanecerá bajo custodia el señor Ghosn y su mejor estimación de cuándo estaría disponible el señor Ghosn para reanudar sus funciones".

Sucesión. Funcionarios franceses ya comenzaron a enumerar posibles candidatos para reemplazar a Ghosn como presidente ejecutivo, dijeron las dos fuentes y una tercera persona cercana a la compañía. El ejecutivo senior de Toyota Didier Leroy será considerado, dijo una de las fuentes.

"No hay nada oficial todavía, pero el gobierno está trabajando en una alineación", dijo la fuente. "Están listos para pasar la página", añadió.

Un funcionario del Ministerio de Finanzas rechazó hacer comentarios. El gobierno, el mayor accionista de Renault con una participación del 15% y dos puestos en el consejo, generalmente desempeña un papel importante en la planificación de las sucesiones.

"No comento sobre rumores, y estoy concentrado al 100% en mi trabajo en Toyota", dijo Leroy a Reuters.

El presidente interino Lagayette, en tanto, minimizó los rumores de tensiones.

"La junta directiva, contrariamente a ciertas acusaciones de la prensa, ha felicitado a los gerentes de la compañía" por su manejo de la situación. La reunión "no consideró la posible sucesión del señor Ghosn", agregó.