Sao Paulo. General Motors Co dijo este martes que invertirá 10.000 millones de reales (US$2.650 millones) en dos de sus plantas brasileñas en el estado de Sao Paulo durante los próximos cinco años, revirtiendo lo que el gobernador del estado dijo que era un plan para cerrar las plantas, que costaría 65.000 empleos.

Bajo el nuevo plan, GM invertirá en sus plantas de Sao Caetano do Sul y Sao Jose dos Campos, la última de las cuales ha estado sin inversiones en los últimos años.

El fabricante de automóviles es el líder de ventas en el mercado de Brasil, el más grande de Sudamérica, pero advirtió a los empleados que estaba lidiando con grandes pérdidas, y agregó que los "sacrificios" serían necesarios.

"Cuando nos embarcamos en este camino en diciembre pasado, tuvimos un problema muy serio, que era el futuro de nuestras fábricas en Sao Paulo", dijo este martes el gerente general de GM para América del Sur, Carlos Zarlenga, en una conferencia de prensa. Añadió que inicialmente dudaba que hubiera alguna manera de mantener abiertas las fábricas.

La conferencia de prensa fue organizada por el gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria.

Si bien la cantidad palidece en comparación con el plan de inversión más reciente de GM en Brasil en 2014, que ascendió a US$4.000 millones, no incluye las plantas de fabricantes de automóviles en otras partes del país.