Buenos Aires. El gobierno argentino atribuyó este miércoles a un error operativo el masivo apagón del 16 de junio pasado, hecho que dejó sin suministro eléctrico a 44 millones de usuarios en el país, y afectó también a Uruguay y ciudades de Paraguay y Chile.

El secretario de Energía de Argentina, Gustavo Lopetegui, compareció este miércoles ante la Comisión de Minería, Energía y Combustibles del Senado para ofrecer un informe de lo ocurrido.

La empresa Transener, que opera la red de transmisión de electricidad en alta tensión, fue "un claro responsable primario" del apagón, aseguró el funcionario.

Lopetegui informó que en primera instancia ocurrió "un error operativo" que la empresa Transener "reconoció" en el informe que elevó al gobierno y, en segundo lugar, "no operaron bien los mecanismos de protección" de distribuidores y generadores.

Luego se produjo un "cúmulo" de fallas de parte de los generadores y las empresas distribuidoras de energía a los hogares que derivaron en el "colapso" del sistema, agregó.

La primera falla que se le atribuye a Transener fue que ante la salida de servicio de una torre, la empresa construyó un "by pass" pero sin reprogramar los parámetros del DAG, explicó Lopetegui.

La falla operativa ocurrió por la desconexión de una línea de alta tensión y la no reprogramación de un sistema denominado Desconexión Automática de Generación (DAG).

El hecho ocurrió a las 07:07 hora local (10:07 GMT) del domingo 16 de junio, cuando había baja demanda y una alta oferta de energía que, si el DAG funciona de manera correcta, se compensan en forma automática.

Por el fallo, 44 millones de argentinos y tres millones de uruguayos quedaron sin luz por varias horas, en el mayor apagón de la historia de Argentina. El suministro se recuperó durante la noche de ese mismo domingo 16.

La primera falla que se le atribuye a Transener fue que ante la salida de servicio de una torre, la empresa construyó un "by pass" pero sin reprogramar los parámetros del DAG, explicó Lopetegui.

El secretario de Energía precisó que las distribuidoras que dependen de los gobiernos provinciales y los generadores "no operaron bien los mecanismos de protección" después de esa falla primaria para evitar el colapso del sistema.

El Ente Nacional Regulador de Energía (ENRE) tendrá en 45 días un informe de situación final, y recién allí establecerá las penalidades que corresponden a los responsables del apagón, dijo Lopetegui en su informe.

Transener está controlada por una sociedad integrada por el grupo privado argentino Pampa Energía y la estatal Integración Energética Argentina (Ieasa).

Según Lopetegui, en el caso de las generadoras de energía, cinco de los 105 rotores de generación se desconectaron de la red de transporte en alta tensión y dejaron de aportar al sistema.

En paralelo, 69 de las 74 empresas distribuidoras que operan en el país no hicieron el recorte de demanda suficiente al sistema, lo que agravó el desbalance.

Lopetegui aseguró en su informe que este tipo de apagones "son inusuales, porque tienen que darse la concurrencia de todos estos efectos".

Sin embargo, remarcó que "el sistema argentino de electricidad es robusto", y la falla no obedeció a un "problema estructural o de falta de inversión".