Buenos Aires. Argentina cuenta con un gran potencial en energías renovables, con oportunidades de inversión por US$15.000 millones, asegura la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, afirmando que se trata de un motor de la inversión productiva en el país sudamericano.

Según detalla la agencia, actualmente están en desarrollo 135 proyectos, por un monto de US$7.176 millones, de los cuales 36 ya están operando en Buenos Aires, Santa Fe, Chubut, Santa Cruz, Córdoba, La Rioja, Río Negro, San Juan, San Luis, Misiones y Catamarca.

Destaca que las provincias del sur de Argentina cuentan con las fuentes de energía eólica más importantes del mundo. "El NOA posee niveles de radiación que oscilan entre los 1.800 y los 2.500 KWh/m2, lo que convierte a la región en un nodo para el desarrollo de energía solar. Además, existen otros recursos significativos para generación de energía hidroeléctrica, geotérmica, biomasa y biogas".

En tal sentido, el gobierno tiene un plan para acelerar la transición hacia fuentes de energía limpia, que prevé una participación de este tipo de energía del 20% en 2025, partiendo del objetivo de 8% a fines de 2017.

 

Este objetivo implica oportunidades de inversión por US$15.000 millones y supone ampliar 10 GW la capacidad instalada de energías renovables.

Francisco Uranga, director de Inversiones de la Agencia Argentina Inversiones y Comercio Internacional, aseguró que "desde el Gobierno nacional estamos trabajando para desarrollar la cadena de valor industrial de este sector".

"Por ejemplo, junto con Vestas, una compañía danesa que ofrece tecnología de generación eólica, invitamos a sus proveedores europeos a visitar por primera vez la Argentina e hicimos una ronda de negocios con empresas locales para que evalúen instalarse en el país", dijo.

El sector desde adentro. Desde diciembre de 2015, la Agencia identificó 175 anuncios de inversión por un total cercano a los US$9.750 millones, siendo el sector de energias renovables el quinto con mayores anuncios. Las compañías que comunicaron proyectos más cuantiosos provienen de China, Estados Unidos, Francia y Canadá.

 

La principal iniciativa para captar proyectos en energías renovables es el Plan RenovAr, presentado en 2016. Entre la primera y segunda ronda se llevaron a cabo 147 proyectos, de los cuales 34 son de energía eólica; 41 de energía solar; 37 de biogás; 18 de biomasa; 14 de pequeños aprovechamientos hidroeléctricos y 3 de LF Biogás.

Durante el último año comenzaron a entregar energía a la red al menos 22 nuevos proyectos de RenovAr. Los parques solares Ullum I y II en la provincia de San Juan, adjudicados en la primera ronda, requirieron una inversión de US$32 millones cada uno. El Parque Eólico Villalonga I, en Bahía Blanca, demandó una inversión de más de US$70 millones. Entre los tres generan energía eléctrica para 127.000 hogares.

En marzo de 2019 se inauguró el Parque Eólico Pampa II en Bahía Blanca, con una inversión de US$70 millones, un proyecto que cuenta con el primer aerogenerador fabricado en el país por la empresa danesa Vestas.

También está previsto que a mediados de 2019 el Parque Solar Caucharí, en la provincia de Jujuy, empiece a generar energía renovable. Involucra a tres proyectos que incorporarán 300 MW a la red.

 

Sumando todos los emprendimientos adjudicados, un informe de la Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación estima que se crearán alrededor de 17.400 empleos en los próximos años.

Además, está previsto que la capacidad instalada sea de 54 GW en 2025, de los cuales aproximadamente 10 GW provendrán de fuentes renovables. "Significa una gran oportunidad para reducir la importación de combustibles y mitigar el impacto ambiental a partir de la disminución de emisiones de carbono", destaca la agencia.

Como parte de su trabajo de promoción de inversiones en el sector, la agencia se encuentra acompañando a empresas electricas ante distintos organismos "para identificar problemas, trabajar en su resolución y mejorar procesos".

Además, realiza misiones internacionales, principalmente a Europa, para promover la cadena de valor de proveedores locales para la generación de energía eólica y que nuevos players desembarquen en el país.