Brasilia.- El acuerdo de fusión entre el fabricante de aeronaves brasileño Embraer y el estadounidense Boeing "preserva todo lo que nos interesa en términos de país", afirmó el ministro de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones de Brasil, Marcos Pontes.

Después de la ceremonia de intercambio del comando del Ejército, realizada en Brasilia, Pontes explicó que las condiciones han sido estudiadas por el equipo de la Fuerza Aérea Brasileña.

"Creo que va a ser una gran oportunidad para el país, preservando todo lo que necesitamos preservar, los empleados, nuestra tecnología, las empresas de aquí y mejorando las posibilidades y oportunidades para Embraer", dijo el ministro brasileño.

Los términos del acuerdo fueron presentados el jueves al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien afirmó que el gobierno federal no va a oponerse a la fusión, pues no daña la soberanía nacional ni los intereses del país.

El gobierno brasileño retiene la "golden share" (acción de oro) que da poder de veto a ese tipo de negociación.

El acuerdo en marcha entre ambas compañías prevé la creación de una nueva empresa conjunta en la que Boeing tendría un 80% y Embraer un 20%.

A Boeing le correspondería la actividad comercial, al no absorber las actividades relacionadas con aeronaves para defensa y jets ejecutivos, que continuarían con Embraer.

Tras el visto bueno del gobierno, la propuesta será sometida a la aprobación de los accionistas, las autoridades reguladoras y otras condiciones relacionadas con este tipo de operación.

La empresa conjunta estará dirigida por un equipo de ejecutivos con sede en Brasil, y Boeing tendrá el control operativo y de gestión de la nueva compañía.

Embraer tendrá poder de decisión en algunas cuestiones estratégicas, como la eventual transferencia de las operaciones brasileñas.

Con la aprobación del gobierno de Bolsonaro, las acciones de Embraer abrieron este viernes con una fuerte alza en la Bolsa de Valores de Sao Paulo.