Río de Janeiro. Es probable que el gobierno brasileño pague alrededor de US$10.000 millones a la petrolera estatal Petrobras para resolver la llamada disputa de "transferencia de derechos", informó este martes el periódico Valor Economico, aunque las partes no han acordado los términos finales.

El diario financiero, citando una fuente con conocimiento del asunto, dijo que el pago fue una reducción de la propuesta anterior de US$14.000 millones. Valor informó en enero que el gobierno había acordado la cifra más alta, pero posteriormente la gestión del presidente Jair Bolsonaro negó el informe.

Las dos partes están cerca de un acuerdo, dijo el periódico, reiterando las declaraciones de los funcionarios públicos en las últimas semanas.

Petrobras no respondió a una solicitud de comentarios. El ministerio de economía dijo que "las negociaciones continúan" y los valores finales "se anunciarán cuando se acuerden entre las partes".

La disputa por la transferencia de derechos se remonta a un acuerdo de 2010 entre el gobierno y Petrobras relacionado con una enorme oferta de acciones que habría diluido la participación del gobierno.

Para mantener el control de la compañía, el gobierno vendió a Petrobras los derechos para explorar 5.000 millones de barriles de petróleo en un área frente a las costas de Brasil por 74.800 millones de reales (US$19.631 millones) en ese momento. Con ese dinero, compró acciones adicionales de Petrobras.

El regulador de petróleo de Brasil ahora estima que hay alrededor de 17.000 millones de barriles de petróleo recuperable en el área, y el gobierno está buscando subastar los derechos para la exploración del exceso de petróleo. Primero, las dos partes deben resolver la disputa sobre el área, lo que resultará en un pago significativo a Petrobras.

El viernes, el ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo, sin especificar la moneda, que Petrobras y el gobierno habían comenzado con una diferencia de 60.000 millones en sus posiciones de negociación, pero que ahora tenían una diferencia de solo 2.000 millones. Las cifras probablemente se refieren a dólares, ya que las dos partes en un momento creyeron que se les debían US$30.000 millones.