El gobierno estadounidense criticó a una importante agencia de fomento por la débil supervisión de proyectos de energías limpias en Chile, lo que generó riesgos para inversiones por unos US$900 millones en el país sudamericano.

La Oficina del Inspector General de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (OIG-USAID) dijo que la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC) tuvo "grandes deficiencias" en la aprobación de proyectos de energía solar e hidroeléctrica en Chile.

Reuters informó en 2017 que el organismo auditaba el programa de ayuda externa de OPIC que financiaba proyectos -incluyendo granjas solares- con problemas financieros tan graves que los préstamos podían no pagarse en su totalidad.

"El proceso de OPIC para identificar y mitigar los riesgos en su cartera de energía de Chile reveló debilidades más amplias en el sistema de control interno de OPIC", dijo el inspector general en un informe de 49 páginas compartido con Reuters.

OPIC, que apunta a fomentar los intereses estadounidenses mediante préstamos a firmas extranjeras, ha estado buscando duplicar su cartera de financiamiento global a US$60.000 millones.

La entidad, sin embargo, ha sido criticada por quienes afirman que los bancos privados están mejor preparados para tomar decisiones de inversión y ha enfrentado amenazas de recortes a su financiamiento.

El organismo estadounidense, que inició la auditoría en 2016, hizo 16 recomendaciones para fortalecer los controles internos de la OPIC.