El director de la petrolera mexicana Pemex, Octavio Romero, dijo este jueves que a partir de este año el Gobierno absorberá los pagos de amortizaciones de la abultada deuda de la firma estatal.

Esos compromisos representarán más de US$6.000 millones en 2021, precisó Romero, en el marco de un evento conmemorativo de la expropiación petrolera, en el que se anunció el descubrimiento de un yacimiento con entre 500 y 600 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (bpce).

"El presidente de la República ofreció desde la campaña rescatar a Pemex y con acciones lo está demostrando", dijo Romero, al lado del mandatario, Andrés Manuel López Obrador.

La deuda de Pemex se ubicaba en US$113.200 millones al cierre del cuarto trimestre, según datos de la empresa, que no ha podido disminuirla pese a las varias inyecciones de capital desde el Gobierno para mejorar sus débiles finanzas.

Por su parte, López Obrador aseguró, sin dar mayores detalles, que la Secretaría de Hacienda seguirá reduciendo impuestos a Pemex y agregó que durante su gobierno, que culmina a fines de 2024, no se extraerán más de 2,0 millones de barriles por día (bpd) de crudo.

El bombeo de Pemex ronda actualmente los 1,7 millones de bpd.