Caracas. El ente regulador de la banca en Venezuela intervino el privado Banco Occidental de Descuento (BOD) como medida de protección a raíz del cierre de operaciones de una filial del grupo financiero en Curazao, según una resolución vista por Reuters este jueves.

La medida que se impone por 120 días y puede ser prorrogable, de acuerdo a la resolución de la Superintendencia de Bancos, recae en una institución que representa el quinto banco del país, según el tamaño de su activo.

El órgano regulador indicó en el documento que la intervención se produjo una vez que las autoridades de Curazao suspendieron los servicios del Banco del Orinoco, propiedad del grupo financiero venezolano el 5 de septiembre; y la medida llevó a la Superintendencia de Bancos de Panamá a tomar control de otra de sus filiales, el banco Allbank.

"Es una intervención a puertas abiertas", dijo un directivo del sistema financiero, conocedor de la medida. De acuerdo con la resolución, la Superintendencia permitirá que el banco siga operando, pero prohíbe bajo la intervención el pago de dividendos, nuevas inversiones y designa funcionarios en la junta directiva del banco.

Ni el Ministerio de Información de Venezuela y ni el banco privado respondieron de inmediato a solicitudes de información sobre el caso.

El grupo financiero venezolano resolvió disolver su banco en Curazao apenas las autoridades decretaron la emergencia, pero eso no detuvo la investigación y la congelación de los activos en la isla, según informó el Banco Central de Curazao en un comunicado.

Accionistas de los bancos de Panamá y Curazao también pertenecen a la directiva del BOD local.