Ciudad de México.- Los recursos del fondo minero serán utilizados para contribuir al desarrollo y transformación de las zonas con actividad extractiva, sobre todo donde existen comunidades indígenas y agrarias, anticipó el subsecretario de Minería de la Secretaría de Economía (SE) Francisco Quiroga Fernández.

El monto de la partida es de aproximadamente 4.000 millones de pesos (US$209.348 millones) que han sido recaudados a partir del cobro de un impuesto especial (regalías) de 7,5% sobre la utilidad operativa de las empresas extractoras de metales, detalló.

En entrevista con Notimex, el funcionario comentó que a la cantidad se suma 0,5% adicional proveniente de las compañías productoras de oro o plata.

"La instrucción del presidente (Andrés Manuel López Obrador) es entregar los recursos de manera directa y sin intermediarios para que, efectivamente, lleguen de manera transparente a las comunidades mineras", expuso.

El titular la recién creada Subsecretaría explicó que la decisión se tomó así porque había una mala percepción sobre el destino de los recursos de dicho fondo minero, surgido como parte de la Reforma Fiscal de 2013, pues se creía que eran integrados a los presupuestos municipales u otros conceptos.

Con los apoyos, puntualizó, se impulsarán proyectos productivos entre las comunidades cercanas a los yacimientos, a fin de elevar su potencial educativo y financiero para integrarlas a la actividad económica de las empresas y que tengan con que subsistir cuando el proyecto extractivo haya culminado su vida útil.

"El objetivo es crear capacidades en las poblaciones y que sobrevivan después de la vida útil de una mina, que es de entre ocho y 15 años, pues después de estos 15 años es muy común que los pueblos mineros se convierten en pueblos mágicos, en el mejor de los casos, o se convierten en pueblos fantasmas", argumentó.

"Nosotros queremos evitar eso", reiteró Quiroga Fernández, al señalar que en nuestro país hay al menos 260 municipios que dependen de la actividad extractiva de los metales.

Sin embargo, el subsecretario reconoció que la industria minera esta "estancada" porque han bajado los índices de la exploración, de atracción de inversión e incluso de exportación, lo que ha llevado a subir el costo de hacer negocios en México.

Confió en que ello se revierta con la implementación de una política industrial activa que integre la perspectiva de actor en un horizonte de largo plazo: innovación, diversificación e inclusión.

Quiroga Fernández previó que la entrega de recursos comience en las próximas semanas, toda vez que las regalías de las empresas se deben recibir hacia finales de marzo y, aunque habrá pagos extemporáneos, ya han empezado a recibir algunos pagos.