Caracas. El ministro para el Transporte de Venezuela, Hipólito Abreu, anunció este miércoles la toma de unos 56 campamentos de Odebrecht por incumplimiento en los contratos.

La constructora brasileña, inmersa en uno de los mayores casos de corrupción en la región, reconoció haber pagado US$98 millones en sobornos para adjudicarse proyectos en Venezuela que no llegaron a completarse durante los gobiernos del fallecido Hugo Chávez y el actual mandatario Nicolás Maduro.

"La clase trabajadora asume, a partir de este momento, todas las obras que se habían contratado con Odebrecht", informó el ministro desde el campamento El Vivero, ubicado en el estado Miranda.

Indicó que las obras en el sector las asumirán los trabajadores venezolanos con el fin de garantizar que las construcciones sean culminadas. "Hemos tomado 56 campamentos de manera simultánea, en unión cívico militar", preció Abreu.

Señaló que la medida iniciada este miércoles fue instruida por el presidente Nicolás Maduro, en cumplimiento con la normativa nacional e internacional.

La constructora brasileña reconoció haber pagado US$98 millones en sobornos para adjudicarse proyectos en Venezuela que no llegaron a completarse durante los gobiernos del fallecido Hugo Chávez y el actual mandatario Nicolás Maduro.

El ministro enfatizó que se cerró de manera administrativa "todos los contratos que corresponden al Ministerio de Transporte con esta empresa".

Se tratan de 17 contratos, estos abarcan las compañías "Metro de Caracas, Metro Los Teques, el IAIM (Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía) y el MPPPT", afirmó.

Asimismo, detalló que entre las obras se encuentran la continuación de las líneas 5 y 2 del Metro de Caracas y del Metro Cable de Mariche (Miranda).

Prevé también culminar la construcción del tercer puente sobre el río Orinoco (sur del país) y del puente Nigale sobre el lago de Maracaibo, en el estado Zulia.

"Hemos iniciado todas las acciones jurídicas correspondientes para establecer las responsabilidades del caso sobre esta situación que ha ocurrido con los contratos de Odebrecht", apuntó el ministro Abreu.

La constructora brasileña Odebrecht es investigada por presunta corrupción y sobornos en distintos países de América Latina.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos estimó que entre 2001 y 2016 Odebrecht pagó cerca de US$788 millones en sobornos vinculados a más de 100 proyectos en 12 países, entre ellos Brasil, Argentina, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú y Venezuela.

En el caso de Venezuela, la información en el sistema Drousys (un sistema secreto creado específicamente por la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht) indica que la cifra pagada es mayor y ronda al menos los US$142 millones entre el 2011 y 2014, según una investigación publicada por El Nuevo Herald.

El titular de la cartera de Transporte señaló que el incumplimiento corresponde con una cantidad de recursos que Venezuela le otorgó a la empresa brasileña y esta no respondió al compromiso asumido.

"Estamos evaluando a detalle cada uno de los dólares que fueron entregados, porque cada dólar que fue entregado por nuestra nación para poder lograr que estas obras se complementen van a tener que resarcirla", puntualizó.

La publicación de El Nuevo Herald señala que el rastro más visible de los sobornos en Venezuela conduce hasta el diputado Haiman El Troudi, quien fuera ministro de Transporte Terrestre y Obras Públicas entre 2013 y 2015.

*Con información de Xinhua y El Nuevo Herald.