Londres. Gran Bretaña endurecerá sus objetivos climáticos y buscará alcanzar cero emisiones de gases de efecto invernadero netas para 2050, dijo este martes el gobierno, convirtiéndose en la primera nación del G-7 en establecer un objetivo tan ambicioso.

Actualmente, el país apunta a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% desde los niveles de 1990 para 2050. Sin embargo, los activistas dicen que eso no es suficiente para cumplir con las promesas hechas en virtud del acuerdo de París para tratar de limitar el aumento del calentamiento global a 1,5 grados centígrados.

"Es el momento de ir más lejos y más rápido para salvaguardar el medio ambiente para nuestros niños", dijo la primera ministra, Theresa May, en un comunicado. "Alcanzar el cero neto para 2050 es un objetivo ambicioso, pero es crucial que lo logremos para asegurar que protegemos nuestro planeta para las generaciones futuras", agregó.

La legislación se presentará el 12 de junio al Parlamento para enmendar la ley de cambio climático existente e incorporar el nuevo objetivo, señala el comunicado.

La Comisión de Cambio Climático británica dijo en mayo que el país debería avanzar hacia el nuevo objetivo, que necesitaría de una mayor generación de electricidad renovable y podría requerir la eliminación gradual de los nuevos automóviles de gasolina y diesel para 2035.

Los hogares tendrán que eliminar la calefacción a gas natural y cambiar a alternativas bajas en carbono.

Gran Bretaña espera que su decisión anime a otros países a adoptar objetivos climáticos más ambiciosos y dijo que se realizará una evaluación adicional dentro de cinco años para confirmar si más naciones están tomando medidas similares.