Ciudad de México. El sector privado, tanto mexicano como internacional, manifestó al presidente Andrés Manuel López Obrador su interés por participar en la construcción del Tren Maya, que implicará una inversión cercana a los 120.000 millones de pesos (US$6.270 millones), de los cuales cerca de 60% provendrá del sector empresarial.

Al salir de una reunión privada en el Palacio Nacional, Carlos Slim, presidente vitalicio de Grupo Carso, dijo que se trata de un proyecto “muy interesante” en el que van a estar presentes porque dará un gran impulso al sureste del país, a pesar de que por ahora se elabora su ingeniería básica.

Por su parte, el presidente de Grupo Hermes, Carlos Hank Rhon, aseguró que fue un buen encuentro y que el mandatario se mostró muy atento con los asistentes.

“Es un gran proyecto. Sí, claro, estamos interesados en participar”, dijo el empresario mexiquense que entre sus empresas figura La Peninsular.

Las tres constructoras, que figuran en el top 10 nacional, participaban en el cancelado aeropuerto de Texcoco y ahora buscan estar nuevamente en el principal proyecto de infraestructura del actual gobierno, que se estima inaugurar en la segunda mitad del 2023.

En su rápida salida, el presidente de Coconal, Héctor Ovalle, también dejó en claro sus deseos de subirse al tren: por supuesto que nos interesa y sí, vamos a participar en los concursos, esperamos los detalles, tenemos experiencia.

Las tres constructoras, que figuran en el top 10 nacional, participaban en el cancelado aeropuerto de Texcoco y ahora buscan estar nuevamente en el principal proyecto de infraestructura del actual gobierno, que se estima inaugurar en la segunda mitad del 2023.

Salinas Pliego, Vázquez Aldir y CMIC. Al encuentro, que duró un par de horas, fueron convocados representantes de 18 constructoras, entre ellas China Communications Construcción Company. Debido al interés de estar presentes en la construcción del Tren Maya (que implica 1.460 km), entre los “grandes empresarios” destacaron: Ricardo Salinas Pliego, de Grupo Azteca, y Olegario Vázquez Aldir, de Prodemex.

Además de representantes de Grupo México, ICA, Grupo Indi, Omega, Sacyr, Grupo Omega, Acciona, Caltia, Pinfra y BlackRock. Por el gobierno federal, hubo representantes de la Secretaría de Hacienda.

En respuesta al ánimo manifiesto, el presidente López Obrador, de acuerdo con el director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, pidió al sector privado poner todo su empeño en los concursos para que las licitaciones sean totalmente transparentes.

De la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en representación de su presidente Eduardo Ramírez (que había solicitado durante meses un encuentro con AMLO), acudió el vicepresidente experto en temas de Asociaciones Público Privadas, Mario Olivera.

A decir de Jiménez Pons, una inquietud común de los empresarios es que el gobierno federal se encargue de resolver eventuales problemas de índole social (ambientales y derechos de vía) para que no se vayan a interrumpir los trabajos.

“Esos temas están en nuestra cancha y los estamos atendiendo”, dijo el funcionario.

El titular de Fonatur adelantó que, ante la complejidad de las licitaciones para construir los siete tramos que incluye el trayecto, se decidió elaborar talleres informativos antes de que se publiquen las bases de licitación, para que todos los interesados comiencen a resolver, antes de tiempo, sus dudas.

“Fue una reunión con constructoras. En su momento habrá una con los fabricantes de trenes. Estamos trabajando”, señaló.