Sao Paulo. Heineken hará una gran expansión en la capacidad de producción de su cervecería en Ponta Grossa, en el estado brasileño de Paraná, en una inversión de 865 millones de reales (US$185 millones) que se aplicará entre este año y 2021 y que se centrará en las etiquetas Heineken y Amstel.

La compañía hizo el anuncio este lunes, pero no reveló la capacidad nominal de la fábrica, la tercera más grande de Heineken en Brasil. 

La compañía tampoco dio detalles sobre el volumen destinado a la expansión, comentando solo que después de las inversiones, la capacidad aumentará en un 75%. La expansión de la fábrica se realizará gradualmente, con los primeros resultados esperados para este año.

“Estamos anticipando todas las inversiones en nuestro plan estratégico para un año. Brasil es un mercado clave para nosotros, representa un volumen muy grande”, dijo el presidente ejecutivo de Heineken en Brasil, Mauricio Giamellaro, cuando se le preguntó sobre el momento de realizar la inversión, marcado por un crecimiento económico aún débil y fuerte agitación internacional.

"Una inversión como esta no se realiza a corto plazo... Las dos marcas (Heineken y Amstel) están creciendo muy rápido en el país. La categoría de cervezas en Brasil es extremadamente grande. Tiene un gran mercado y nuevos consumidores que ingresan a la categoría”, dijo el ejecutivo. "Básicamente estamos haciendo una nueva cervecería", agregó.

Según Mauricio Giamellaro, uno de los principales objetivos para expandir la cervecería en Paraná es el lanzamiento de nuevos productos, incluida la versión sin alcohol de Heineken, que comenzará a venderse en el país en el segundo trimestre.

En febrero, Heineken, la segunda cervecería más grande del mundo, dijo en Bruselas que los volúmenes de ventas de cerveza del grupo aumentaron 4,1% en el cuarto trimestre, impulsados ​​por avances más fuertes en Brasil, Camboya y Vietnam. 

Heineken también declaró en ese momento que Brasil es actualmente el mercado más grande para la marca en el mundo, por delante de Estados Unidos y Europa.

El crecimiento de Heineken en Brasil ha reducido la distancia para el líder del mercado Ambev, algo acelerado después de haber acordado en 2017 la adquisición de las operaciones del japonés Kirin en el país por US$1.200 millones. En ese momento, el negocio duplicó la participación de la compañía en el mercado brasileño, a casi el 20%. Heineken actualmente afirma tener el 22% del mercado nacional.

La inversión en Ponta Grossa se decidió después de que la compañía aprobara una inversión de 550 millones de reales (US$117 millones) el año pasado en la modernización de tres cervecerías y una microcervecería en el interior de São Paulo. 

El anuncio también se produjo un día después de que Ambev anunció que planea invertir R$2.000 millones (US$426 millones) en la apertura de una nueva fábrica de cerveza en el norte de Brasil, una nueva tienda de malta en el sureste, una instalación de producción de latas y líneas adicionales de producción de cerveza premium.

Giamellaro evitó mencionar cifras de la operación de Heineken en Brasil, pero afirmó que "la inversión en São Paulo ya se ha pagado. La prueba de esto es que pudimos aprobar (la inversión en) Ponta Grossa".

Según él, uno de los principales objetivos para expandir la cervecería en Paraná es el lanzamiento de nuevos productos, incluida la versión sin alcohol de Heineken, que comenzará a venderse en el país en el segundo trimestre. "Gran parte de la inversión irá a Heineken 0.0", dijo el ejecutivo.

 

El producto ya se vende en México y en más de 50 países. “Hasta hoy, la cerveza sin alcohol era un nicho de mercado. Vamos a crear un nuevo mercado para la cerveza 0.0 ”, dijo Giamellaro, y agregó que el producto se venderá en el mismo rango de precios que Heineken con alcohol.

A fines del mes pasado, el nuevo presidente de Ambev, Jean Jereissati Neto, dijo a los analistas que la compañía mantendrá una política de precios en línea con la inflación en Brasil, pero que necesita estar más atento a la dinámica del mercado.

Giamellaro declaró que el impacto de la "agresividad comercial" de los competidores en Brasil ha sido menor en Heineken, ya que la compañía está "construyendo una estrategia de marcas y calidad premium... El impacto que sufrimos de la competencia es mucho menor", dijo el ejecutivo sin dar detalles.

En el país, además de Heineken, posicionada en el segmento premium, y Amstel, en el segmento "mainstream", la cervecería holandesa tiene etiquetas económicas como Glacial y Kaiser, también producidas en Ponta Grossa.