Río de Janeiro.- La empresa eléctrica española Iberdrola anunció hoy que invertirá 6.500 millones de euros (unos US$7.260 millones) en Brasil durante los próximos cinco años para mejorar el sistema eléctrico del país, donde opera bajo el nombre de su filial Neoenergía.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, hizo el anuncio de la inversión durante la inauguración de una central hidroeléctrica en el estado de Paraná (sur), bautizada como Bajo Iguazú, la cual llevará el agua necesaria a las famosas Cataratas de Iguazú, que comparten Brasil y Argentina, y que sufren periodos de sequía.

La central hidroeléctrica es propiedad de Neoenergía (70%) y la estatal Compañía Paranaense de Energía (Copel), con un 30%.

Situada en el municipio de Capanema, la planta requirió una inversión de 2.300 millones de reales (US$570 millones) y tiene una capacidad de 350 megavatios.

Iberdrola, a través de su filial Neoenergía, cuenta con 13,8 millones de puntos de suministro en Brasil, y suministra energía a 34 millones de personas, casi el 20% de la población brasileña.

Bajo Iguazú suministrará electricidad a casi un millón de personas y responderá a casi el 8% de la demanda de Paraná, limítrofe con Paraguay y Argentina.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tenía previsto asistir a la inauguración, aunque finalmente no pudo viajar debido al mal tiempo en la región.

Las inversiones anunciadas por Iberdrola serán también en las redes de distribución, principalmente en el estado de Bahía (noreste), en los parques eólicos (en la actualidad, tiene 15 en construcción) y en las líneas de transmisión.

Iberdrola, a través de su filial Neoenergía, cuenta con 13,8 millones de puntos de suministro en Brasil, y suministra energía a 34 millones de personas, casi el 20% de la población brasileña.