Brasil producirá 53,4 millones de sacos de café en 2019, una caída de 10,8% frente al récord de 2018, dijo el jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), debido a que el ciclo de producción tiende a ser de baja para el arábiga, la variedad más cultivada del país.

Aún así, el volumen sería histórico para las temporadas de bienalidad negativa. El cultivo del café arábiga alterna un año de alta con uno de baja producción.

Según el IBGE, la producción de café arábiga este año sería de 38,2 millones de sacos, una caída de 14,9% en comparación con 2018. El área de recolección tendería a crecer un 0,3%, a 1,5 millones de hectáreas.

El estado de Minas Gerais, el mayor productor de café arábiga del país con un 70,1% del total nacional, estima que recolectará 27,3 millones de sacos, un declive de 13,4%, dijo el IBGE.

En lo que respecta al café robusta, cultivado principalmente en Espírito Santo, el IBGE estima una recolección de 15,2 millones de sacos, un aumento de 1,5% en la comparación interanual.

Otros estados productores importantes, como São Paulo y Espírito Santo, también están presentando estimaciones de producción inferiores a las de 2018, agregó.

En lo que respecta al café robusta, cultivado principalmente en Espírito Santo, el IBGE estima una recolección de 15,2 millones de sacos, un aumento de 1,5% en la comparación interanual.

La estimación de producción para Espírito Santo, de 10,1 millones de sacos, representa un aumento de 2,6%, mientras que en Rondônia, donde se esperan 2,4 millones de sacos, el incremento sería de 3,3%.