Ciudad de México.- Las ventas automotrices terminaron con la racha negativa que habían registrado en meses previos, en enero del 2019 las ventas de vehículos ligeros en el mercado interno crecieron 1,78% en comparación anual. Durante el primer mes del año la industria comercializó 111,212 autos; Nissan continúa a la cabeza de las ventas nacionales.

El repunte en las ventas se explica por el significativo crecimiento de las unidades comercializadas por General Motors (106,9%), cifra que responde a un efecto en el resgistro estadístico de la marca en enero del año pasado. 

Además de las ventas, la producción y exportación de automóviles en México también mostraron un comportamiento positivo. En relación con enero del año pasado, la producción total incrementó 9,85% y las exportaciones crecieron 4,85%, de acuerdo con cifras reportadas por la AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz).

En el primer mes del 2019 se produjeron 333,677 vehículos al interior del país y las salidas al extranjero ascendieron a 242,299 unidades. La estadounidense General Motors, que tiene a Chevrolet, GMC, Buick y Cadillac, lideró durante este lapso la producción y las exportaciones automotrices.

Las excepciones. Pese al resultado positivo para la industria automotriz a escala nacional, algunas marcas no logran recuperarse en cuanto a sus ventas dentro del país. Nissan, la línea que lidera el mercado mexicano, registró una vez más una caída en sus ventas, en comparación anual este enero vendió 11,7% menos.

La caída más pronunciada la registró Smart (81,0%), le siguieron Alfa Romeo (46,2%), Audi (32,2%), Infiniti (30,7%), Lincoln (25,9%), Ford Motor (21,8%), Chrysler (17,0%), Volkswagen (12,5%), Fiat (5,0%), MINI y Toyota (3,3%) y Mercedes Benz (1,5%).

Respecto a la producción de automóviles en México, sólo cuatro firmas registraron resultados negativos. Mazda encabezó la lista con un nivel de automóviles producidos 63,4% menor al registrado en enero del año pasado. Nissan, Chrysler y KIA registraron caídas de 9.9, 3.3 y 0,4% respectivamente en su producción.

Los efectos en la producción de estas líneas se reflejaron encaídas en sus exportaciones. Las salidas de vehículos de Mazda decrecieron 53,8% en comparación anual, las de Chrysler cayeron 43,5%, para Nissan las bajas fueron de 8,3% y para KIA de 3,1%, de acuerdo con lo reportado por la AMIA.