El fabricante de vehículos Ford registró unas pérdidas netas atribuidas de US$ 1.279 millones durante 2020, tras registrar beneficios netos de US$ 84 millones en 2019 y US$ 3.695 millones en 2018.

Las pérdidas operativas de la multinacional alcanzaron los US$ 4.408 millones, muy por debajo del beneficio operativo de US$ 574 millones que contabilizó en 2019. 

Al mismo tiempo, los ingresos del fabricante estadounidense sufrieron una baja del 18,4% respecto a 2019, situándose en los US$ 127.144 millones.

Por otro lado las ganancias ajustadas del fabricante antes de intereses e impuestos se situaron en US$ 2.800 millones, un 56,25% menos que en 2019.

Ingresos de Ford se desploman en todas las regiones, Sudamérica no es la excepción

La automotriz estadounidense comunicó que sus ingresos en Norteamérica en 2020 sumaron US$ 80.000 millones, un 18% menos que en 2019, con unas ganancias antes de intereses e impuestos de US$ 3.625 millones.

En Sudamérica, los ingresos de Ford se derrumbaron un 37% a US$ 2.500 millones, con unas pérdidas de US$ 491 millones.

Más aún, en Europa, Ford tuv una baja del 20%  en sus ingresos, que se situaron en US$ 22.600 millones, con unas pérdidas de US$ 834 millones.

Igualmente en China la caída fue de un 11%, sumando US$ 3.200 millones con unas ganancias de US$ 270 millones.

En el resto del mundo, los ingresos de Ford fueron US$ 7.500 millones, un 24% menos que en 2019, y unas pérdidas de US$ 165 millones.

En este sentido, Ford ha explicado que sus resultados y su actividad productiva se han visto afectados "negativamente" por el contexto de la pandemia del coronavirus y ha alertado de que esta situación, además de la escasez de algunos componentes como los semiconductores, puede seguir afectando a la empresa durante 2021.

De cara al actual ejercicio, la firma estadounidense espera obtener un beneficio operativo de entre US$ 8.000 a US$ 9.000 millones.

"La situación de los semiconductores cambia constantemente, por lo que es prematuro tratar de dimensionar lo que la disponibilidad significará para nuestro desempeño en el año actual. En este momento estimamos que los proveedores podrían sugerir perder entre un 10% y un 20% de nuestra producción planificada para el primer trimestre", ha explicado el director Financiero de Ford, John Lawler.

Por ello, la firma automovilística prevé que esta escasez de componentes podría hacer que su beneficio operativo se redujese entre US$ 1.000 a US$ 2.500 millones este año.

Inversión en coches eléctricos

En el contexto de la presentación de sus resultados, Ford anunció que invertirá US$ 22.000 millones en el desarrollo de vehículos electrificados hasta 2025, "casi el doble de lo que la empresa había comprometido anteriormente".

Asimismo, el fabricante también invertirá hasta US$ 7.000 millones en vehículos autónomos en diez años hasta 2025, por lo que a partir de 2021 gastará unos US$ 5.000 millones 

"Estamos acelerando todos nuestros planes, rompiendo restricciones, aumentando la capacidad de la batería, mejorando los costes e incorporando más vehículos eléctricos a nuestra gama", ha reivindicado el presidente de Ford, Jim Farley.

No obstante, el directivo ha asegurado que Ford está sufriendo una "transformación" por lo que se destinarán US$ 29.000 millones en inversión para el desarrollo de nuevos modelos eléctricos y conectados, de los cuales US$ 22.000 millones serán invertidos de aquí a 2025, "casi el doble de lo inicialmente previsto", explicó el directivo.