Brasilia. Un juez laboral regional ordenó a la minera brasileña Vale SA pagar US$ 197.240 en compensación a cada una de las familias de los 131 empleados muertos en el colapso de una relave minera en 2019.

El desastre ocurrido en la localidad de Brumadinho, estado de Minas Gerais, mató a 270 personas en la peor tragedia minera de Brasil y ha obstaculizado el desempeño de Vale durante dos años, ya que se vio obligada a frenar la producción en medio de nuevos protocolos de seguridad.

La jueza Vivianne Celia Ferreira Ramos Correa aceptó este miércoles la solicitud del sindicato de trabajadores mineros de hierro Brumadinho de que se pague la indemnización a la finca o herederos de las víctimas del desastre, según el fallo visto.

La empresa puede apelar su decisión. Vale dijo que estudiará la decisión del juez. Vale dijo en un comunicado que “es sensible a la situación de los afectados por el derrumbe de la represa B1 y viene llegando a acuerdos con las familias de los trabajadores desde 2019 para garantizar una reparación rápida y completa”.

La empresa argumentó que ya pagó más de US$ 395 millones en indemnizaciones civiles y laborales asociadas al desastre, luego de haber firmado convenios con más de 1.600 familiares de víctimas.

El abogado del sindicato, Maximiliano Garcez, recibió el fallo como "humanista" y dijo que originalmente pidió una compensación de 3 millones de reales por trabajador fallecido. El colapso de la presa destruyó casas y otros edificios y contaminó ríos, lo que provocó daños ambientales duraderos en la región.

En febrero, Vale dijo que había llegado a un acuerdo de US$ 7.000 millones con los fiscales y el estado de Minas Gerais para resolver las reclamaciones derivadas del desastre.

El gobierno de Minas Gerais dijo que el acuerdo no establece un límite a los costos potenciales asociados con la limpieza ambiental, que Vale tendrá que cubrir.