Brasilia. La ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina, dijo este lunes que las nuevas normas para el uso de plaguicidas en el país, publicadas la semana pasada en el Diario Oficial de la Federación, no ponen en peligro la salud de los consumidores ni el medio ambiente.

Tras participar en la apertura del Congreso Brasileño de Agronegocios, Cristina expresó que la medida apenas aceleró el proceso de registro de nuevos productos que se utilizarán en el país, pero los requisitos siguen siendo los mismos.

"Nada ha cambiado, sólo la celeridad. Se colocaron más personas en el Ministerio de Agricultura, investigadores de Embrapa (Empresa Brasileña de Investigación Agrícola) que vinieron a ayudar en esta línea. Más personas fueron colocadas en el Ministerio de Medio Ambiente", explicó.

Señaló que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) decidió abordar este tema "en el que Brasil llega muy tarde en comparación con otros países".

Los pesticidas y herbicidas utilizados en Brasil, aseguró, también son utilizados en otras partes del mundo.

"Es inaceptable que la agroindustria brasileña haya sido bombardeada la semana pasada por los medios de comunicación nacionales, queriendo dar información errónea a los brasileños, hablando de alimentos inseguros, lo que no es cierto", resaltó Cristina.

"Casi todos los países del mundo ya utilizan estos productos, y cuando no lo usan es porque no los necesitan (...) Es inaceptable que la agroindustria brasileña haya sido bombardeada la semana pasada por los medios de comunicación nacionales, queriendo dar información errónea a los brasileños, hablando de alimentos inseguros, lo que no es cierto", resaltó Cristina.

El miércoles pasado se publicó en el Diario Oficial el marco reglamentario para el uso de los plaguicidas.

Detallado en tres resoluciones y una instrucción normativa, el marco actualiza y aclara los criterios adoptados para la evaluación y clasificación toxicológica de este tipo de productos.

Están previstos cambios en las etiquetas y prospectos de los plaguicidas, que definen las normas para el suministro de información, palabras e imágenes de advertencia.

En esa línea, la ministra defendió un refuerzo de comunicación directa y mediación con los periodistas sobre temas relacionados con el agronegocio brasileño para "ganar la guerra de las comunicaciones".