Ciudad de México. El gobierno de México busca una tregua en las disputas por millonarios contratos de gasoductos, con la paralización de solicitudes de arbitraje internacional para dar paso a un diálogo, dijo este miércoles el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario agregó que, en caso de no lograrse acuerdos, se recurrirá a la vía legal, luego de que las empresas de infraestructura energética involucradas en las disputas aceptaron renegociar los contratos sometidos a procesos de arbitrajes por parte de la estatal eléctrica CFE.

"Mi propuesta es que haya una especie de tregua en el proceso judicial sin que nadie pierda sus derechos para que se busque un acuerdo. Si no hay ese acuerdo, entonces se continúa con el proceso legal", dijo López Obrador en su conferencia de prensa diaria.

La CFE pidió días atrás la nulidad de ciertas cláusulas de varios contratos de gasoductos a una sociedad entre IEnova -filial de la estadounidense Sempra Energy- y la canadiense TC Energy; a una filial del local Grupo Carso, del magnate Carlos Slim, y a Fermaca, donde el fondo suizo Partners Group tiene la mayoría accionaria.

"Mi propuesta es que haya una especie de tregua en el proceso judicial sin que nadie pierda sus derechos para que se busque un acuerdo. Si no hay ese acuerdo, entonces se continúa con el proceso legal", dijo López Obrador.

"Si ellos tiene razón hay que reconocerlo. Como también pedimos nosotros que ellos reconozcan si hay abusos y se puedan reponer las condiciones de los contratos de buena voluntad", agregó López Obrador, conocido por su acrónimo AMLO.

El mandatario dijo que aceptó ir a una negociación porque se lo solicitaron a quienes llamó los representantes "más destacados" del empresariado local: Carlos Salazar, presidente del CCE, la máxima cúpula empresarial, y Antonio del Valle, del CMN, que reúne las empresas más importantes del país.

"Los considero gente íntegra que no van a ser encubridores de corrupción", dijo AMLO.

La medida encendió las alertas sobre si el gobierno de López Obrador respetaría los contratos firmados en anteriores administraciones o si, por el contrario, abriría varios frentes de batalla con empresas privadas que podrían poner en riesgo inversiones en sectores clave.

Este martes, el director de la estatal CFE, Manuel Bartlett, dijo que las empresas de infraestructura energética habían aceptado renegociar los contratos sometidos a arbitrajes. "Nos reunimos con todos y estuvieron conformes con renegociar los contratos con el mayor interés", dijo.

Sin embargo, horas mas tarde, IEnova negó haber iniciado recientemente un arbitraje contra la CFE, pero dijo en un comunicado que estaba dispuesta al diálogo con las autoridades.

El mandatario, que asumió en diciembre, acusó a principios de año a siete empresas de haber cobrado sumas millonarias por contratos firmados en gobiernos pasados por gasoductos que no se habían terminado o no prestan el servicio. Entre ellas incluyó a IEnova, TC Energy y Carso Energy, filial del Grupo Carso. 

*Con información de Reuters.