Ciudad de México. El Gobierno de México firmará acuerdos con tres bancos para crear un fondo revolvente por US$8.000 millones para Petróleos Mexicanos (Pemex), sin que eso signifique aumentar la deuda de esa empresa, informó este lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, señaló que se trata de un acuerdo a cinco años que, insistió, no significará deuda, porque se mantendrá el compromiso de no incrementarla en términos reales la deuda durante su periodo de gobierno.

"Este acuerdo, que se firma a menores tasas de interés, demuestra la confianza de los inversionistas e insistió en que habrá respeto a los contratos y a la legalidad y demuestra también que contrario a quienes quieren hacer ver que la economía va mal, están equivocados", sostuvo el mandatario.

Pemex, que batalla para mantener a flote su producción de crudo, tiene una deuda financiera de US$106.500 millones, lo que la convierte en una de las petroleras más endeudadas del mundo y bajo la lupa de las agencias calificadoras de riesgo.

AMLO detalló que para el refinanciamiento de deuda, se contemplan US$2.500 millones, mientras que los restantes US$5.500 millones corrresponden a la renovación de dos líneas de crédito revolventes.

Por su parte el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard informó que las empresas que lideran los acuerdos con la empresa productiva del estado son HSBC, JP Morgan y Mizuho Securities.

El canciller dio la bienvenida a Nuno Matos, director general de HSBC México; Felipe García Moreno, presidente en México de JP Morgan y Jerry Rizzieri, director general de Mizuho Securities.

Explicó que las líneas de crédito se renovarán en mejores condiciones y adelantó que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dará a conocer los alcances de un decreto que firmó el presidente.

En esa línea, el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dijo que se buscará bajar los impuestos que paga Pemex "poco a poco" para mejorar el esquema fiscal de la empresa.

Agregó que se permitirá a Pemex migre campos al nuevo esquema de contratos petroleros surgido de la reforma energética realizada hace unos años, que representará una menor caga fiscal en las asignaciones en la que se realicen.

"Eso le va a dar un respiro enorme a Pemex (...) porque el derecho de utilidad compartida era muy alto", dijo Urzúa.

* Con información de El Economista de México y Reuters.