El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este miércoles que creará una empresa, dependiente de la estatal Pemex, para distribuir el gas licuado de petróleo (GLP) a un menor precio a la población de bajos ingresos, una nueva medida que aumentará la presencia del Estado en el sector energético.

En el último año, el GLP se ha incrementado en más del 30% en algunas zonas del país, muy por encima de la inflación que llegó al 3,15%, generando críticas del mandatario a las empresas de distribución por el elevado margen de ganancia que obtienen.

Cuando asumió como presidente a fines de 2018, López Obrador prometió que los combustibles no iban a subir por encima de la inflación. Sin embargo, no ha podido cumplir con esa oferta y los más afectados han sido las personas de escasos recursos. En México, un 76% de los hogares utiliza GLP como principal combustible para la cocción de sus alimentos.

"A la gente humilde, a la gente pobre de las colonias, lo que más les duele es cuando aumenta el precio del gas en cilindro", dijo el presidente, conocido por su acrónimo AMLO.

"Así como se distribuye la gasolina y el diésel, Pemex se va a hacer cargo también de la distribución (de GLP) y no vamos a quitarle el derecho que tienen los distribuidores para vender el gas, pero va a haber más oferta para que se controle el precio", agregó en su habitual rueda de prensa matutina.

El mandatario advirtió la semana pasada que podría establecer un precio máximo para el GLP por el rápido incremento del combustible, sobre todo, en Ciudad de México, hogar de más de nueve millones de personas.

AMLO explicó que su gobierno no subsidiará la venta del GLP pero que el margen de ganancia será pequeño y ello permitirá ofrecer el combustible a un menor precio que el actual.

Varias agencias calificadoras tienen en la mira a Pemex, la petrolera más endeudada del mundo, por el continuo deterioro de su perfil crediticio y el declive en su producción de hidrocarburos. Mientras, AMLO busca que la petrolera tenga más preeminencia en el mercado en detrimento de las firmas privadas.