La empresa mexicana Altán Redes, que desarrolla y opera una red compartida de servicios de telecomunicaciones en el país, solicitó la protección de la justicia para negociar la reestructuración de su deuda.

Altán Redes dijo en un comunicado que se encuentra en negociaciones con sus acreedores y que mientras avanza con su reestructura financiera continuará trabajando en el despliegue del proyecto.

"Contamos con el respaldo de nuestros accionistas y del gobierno de México en este proceso" afirmó el director de la empresa, Salvador Álvarez, citado en el documento, divulgado el martes por la noche.

La red compartida forma parte de una reforma al sector telecomunicaciones de 2013 destinada a frenar el dominio de la gigante América Móvil, del magnate Carlos Slim, y mejorar los niveles de penetración de la telefonía móvil y la cobertura de red.

En abril pasado, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Huawei y Nokia alertaron sobre la situación financiera de Altán, que para entonces ya había detenido el pagos de sus préstamos y algunos servicios, según publicó Reforma.

Ese mismo mes, la empresa anunció un aumento de capital que, de forma inicial, sería de US$ 70 millones y de hasta US$ 120 millones en una segunda fase.