Ciudad de México. La petrolera mexicana Pemex descartó este jueves tener problemas para cumplir con sus pasivos financieros, pago a proveedores y contratistas, ante la dramática caída de los precios del crudo que podrían poner aún en más aprietos a la firma estatal.

La mayor empresa mexicana reportó una pérdida neta de US$18.367 millones el año pasado, casi el doble que en 2018, mientras su deuda con proveedores y reserva para beneficios de empleados se dispararon.

Saliendo al paso sobre los efectos que tendrá la estrepitosa caída de los precios del crudo en sus finanzas, Pemex recordó que este año refinanció vencimientos por US$5.000 millones, que tiene líneas de crédito por US$7.850 millones, así como una cobertura petrolera que ya se activó.

"Con esta disponibilidad de liquidez inmediata se garantiza y fortalece la posición financiera de Pemex para enfrentar escenarios de estrés en los mercados", dijo en un comunicado.

"Reiteramos que en el escenario de flujo de la empresa no se contempla ningún impedimento para cumplir con el compromiso de pago de sus pasivos financieros", agregó. Dichos compromisos suman US$105.200 millones.

"Reiteramos que en el escenario de flujo de la empresa no se contempla ningún impedimento para cumplir con el compromiso de pago de sus pasivos financieros", dijo Pemex en un comunicado.

Pemex, bajo la lupa de las calificadoras de riesgo, dijo que en marzo recibió el primer pago de cobertura petrolera para este año, la cual se activó en febrero. Precisó que contrató opciones tipo put-spread asiáticas con vencimientos mensuales.

"Por ello, ante la caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales por efecto del coronavirus, desde el mes de febrero se activo la protección contratada", detalló.

La estatal precisó que las amortizaciones de deuda de marzo "están cubiertas" y para el segundo trimestre el monto de amortizaciones es de US$875 millones que "no constituye ningún riesgo de pago".

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que su gobierno hará todo lo que sea necesario para salvar a Pemex y convertirla en palanca de desarrollo, al afirmar que la recibió casi en quiebra de manos de la administración previa.

Pemex ha dicho que entre 2019 y lo que va del 2020 ha refinanciado pasivos diversos por US$36.000 millones. El gobierno le ha inyectado recursos por US$9.500 millones.