Ciudad de México. El conglomerado mexicano Alfa, uno de los mayores del país, dijo este jueves que analiza una posible reducción o aplazamiento de sus inversiones, como parte de las medidas para mitigar el impacto del coronavirus, que golpeó sus resultados del segundo trimestre.

Alfa, que agrupa firmas de alimentos, autopartes, energía y telecomunicaciones, reportó una pérdida neta de 2,090 millones de pesos (US$91 millones) en el periodo, con un declive en sus ingresos de un 13%.

"El proceso de revisión para posibles reducciones o aplazamientos de inversiones programadas está en curso como parte de las acciones tomadas para mitigar el impacto de la COVID-19", afirmó la compañía en un comunicado.

La propagación del virus y sus efectos en las actividades productivas en varias economías durante el segundo trimestre afectaron a todas sus unidades de negocio. La fabricante de autopartes Nemak, por ejemplo, vio frenada su producción.

Los menores precios del petróleo y las materias primas golpearon a la petroquímica Alpek, mientras que Sigma Alimentos y la telefónica Axtel sufrieron por la depreciación del peso mexicano.

"Somos cautelosamente optimistas de que la peor parte de los cierres en las economías puede haber quedado atrás", agregó el conglomerado, con sede en la norteña ciudad industrial Monterrey.

Sus acciones cerraron el jueves en 11,40 pesos en la bolsa mexicana de valores, con una caída del 2,56%, previo a la divulgación de los resultados.