Los avances constructivos del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, ubicado en la base militar de Santa Lucía, que apenas superan 1% luego de 44 días de trabajo, dejaron satisfecho al presidente de México Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y con la certeza de que lo inaugurará el 21 de marzo del 2022. “Es admirable lo que se ha hecho en poco tiempo y la forma en cómo se avanzó la obra”, dijo el mandatario el sábado al mediodía, luego de finalizar su primer recorrido por el polígono de trabajo donde se le mostró un tramo terminado (de unos 8 metros) de la pista central. La etapa intensiva de construcción ocurrirá en la primera mitad del próximo año.

A diferencia de la cancelada terminal en Texcoco, en la zona del lago del mismo nombre, el suelo en esta zona es totalmente firme apenas 4 metros debajo de la superficie y podemos trabajar con un ritmo más acelerado cumpliendo las normatividades requeridas, dijo el general de Brigadier ingeniero constructor, Gustavo Vallejo.

Se prevé que el proyecto aeroportuario requerirá de unos 95.000 millones de pesos o US$4.853 millones (para desarrollar tres pistas, el edificio terminal y torre de control, entre otras cosas), de los cuales se han usado 57 millones de pesos (US$2,9 millones), incluyendo el pago de 2.654 trabajadores civiles.

El militar encargado del proyecto indicó a AMLO (que estuvo acompañado por el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, y por el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Sedena, Luis Cresencio Sandoval) que el aeropuerto Felipe Ángeles es el proyecto más grande que está en proceso en todo el continente.

La llegada de visitantes extranjeros a México entre enero y octubre pasados creció 1,6%, respecto a igual periodo del 2018, al sumar 15 millones 520.400 personas, y se convirtió en el menor incremento de los últimos ocho años, de acuerdo con cifras de la Unidad de Política Migratoria, de la Secretaría de Gobernación.

“Estamos haciendo ingeniería que sabemos hacer, tenemos el campo militar. Hemos trabajo aquí en 70 años y sabemos cómo se comporta el terreno”, dijo Vallejo y el presidente asintió.

En el recorrido que duró un par de horas, los visitantes estuvieron en varios frentes de trabajo: la pista central (que tendrá una extensión de 4,500 metros, está en etapa de preparación del suelo y en un mes y medio se comenzará a colocar concreto hidráulico en su superficie como etapa final), el edificio terminal, una parte del estacionamiento y la torre de control.

“No hay obstáculos visibles ni técnicos. Vamos bien, a tiempo”, dijo con entusiasmo AMLO.

Gustavo Vallejo hizo énfasis en que para cumplir con la instrucción de generar el mayor ahorro en la construcción, a partir del próximo martes comenzarán las reuniones necesarias para realizar el traslado de los materiales de construcción que están en Texcoco y se emplearán en Santa Lucía.

Como parte de un primer reporte de ahorros, la construcción de las primeras dos pistas comerciales, rodajes y plataformas implicó un ahorro de $23.000 millones (US$1.175 millones) tan sólo porque el suelo tiene mejores condiciones que en Texcoco. Sin entrar en mayores detalles sobre la capacidad del nuevo aeropuerto, el militar señaló que las primeras dos pistas que se construyen —más la de uso militar para la etapa de inauguración— podrán tener operaciones simultáneas, porque así fue planeado por sus asesores de aeropuertos de París.

Se debilita dinamismo en llegadas aéreas. La llegada de visitantes extranjeros a México entre enero y octubre pasados creció 1,6%, respecto a igual periodo del 2018, al sumar 15 millones 520.400 personas, y se convirtió en el menor incremento de los últimos ocho años, de acuerdo con cifras de la Unidad de Política Migratoria, de la Secretaría de Gobernación.

En el 2015 se registró un alza de 13,1% en este segmento de viajeros que genera poco más de 80% de las divisas turísticas que recibe el país.

Los pasajeros procedentes de Estados Unidos, principal mercado emisor, tuvieron una caída (de 0,3%), lo que no ocurría desde el 2011, cuando los arribos disminuyeron 5% (en el 2015 se logró el mejor comportamiento, al subir 16%).

Las cifras anteriores coinciden con el primer año en que el gobierno federal no realiza actividades de difusión de los atractivos turísticos a nivel internacional tras la eliminación del Consejo de Promoción Turística de México.

De acuerdo con las cifras de la Unidad de Política Migratoria, Canadá se consolida como el segundo país más relevante para México, al sumar 1 millón 767.381 viajeros y crecer 6,9%; sin embargo, la nación que le sigue, Reino Unido, tuvo una disminución de 0,5%, y totalizaron 504.410 viajeros.

En cuarto y quinto sitio están: Colombia, que creció 7,3% (488.005 pasajeros), y Argentina, que tuvo una caída de 21,3% (335.978 pasajeros).

“Estos cinco países, principales emisores de turistas hacia México, representan 75.5% del total y, en conjunto, mostraron un alza de 0.3%”, informó la Secretaría de Turismo en un comunicada el sábado pasado, donde se afirmó que la llegada de turistas internacionales al país, por vía aérea, continúa en aumento.