Ciudad de México. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha arremetido contra las empresas energéticas españolas que tienen negocios en el país azteca por el "saqueo" que, según el mandatario, estas han realizado durante años con precios "elevadísimos" en la energía eléctrica.

"Ahora hay inconformidad porque las empresas eléctricas particulares extranjeras, sobre todo las españolas, tenían el gran negocio de cobrar a precios elevadísimos la energía eléctrica, se le tenían que pagar hasta subsidios y estaban en un plan, en un contubernio con las autoridades para destruir a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a la empresa pública de México, de la nación", ha señalado el mandatario durante su rueda de prensa matutina.

Así, el jefe de Estado ha apostillado que su Administración está "poniendo orden" en el sector energético y eléctrico. "Estamos poniendo orden, ya México no es tierra de conquista y eso les tiene muy molestos", añade.

La semana pasada, López Obrador afirmó que continuaría librando las batallas legales oportunas contra compañías privadas en el sector energético con tal de evitar la creación de monopolios, y citó expresamente a Iberdrola. "Abusaron las empresas, me da pena decirlo, pero sacaron mucha ventaja de los pasados gobiernos", agregó.

Estas declaraciones se producen en el entorno de un debate sobre el papel de las empresas privadas en el sector energético de México. El pasado 15 de mayo, la Secretaría de Energía del país norteamericano limitó el acceso a proyectos de energía renovable a las empresas privadas, dando más peso de este modo al ente público.

López Obrador explicó entonces que el objetivo de la acción era contener la "posible corrupción" generada en torno a los precios de la energía eléctrica del país.

"Yo asumí el compromiso de no aumentar en términos reales el precio de la luz, y lo voy a cumplir, y para eso necesitamos acabar con la corrupción, con los privilegios, con el saqueo", apostilló.