Ciudad de México. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este martes que su Gobierno respetará los contratos de empresas privadas con la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), luego de que en la víspera dijera que serían revisados.

El mandatario criticó que la CFE está obligada -por contratos firmados en pasados gobiernos- a pagar miles de millones de dólares a las empresas que controlan siete gasoductos que deben abastecer a las centrales eléctricas, pero algunos no están terminados y otros se encuentran detenidos.

Las firmas involucradas son la mexicana IEnova, una unidad de la estadounidense Sempra Energy; TransCanada Corp; y Carso Energy, del Grupo Carso, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim.

"Se van a respetar los contratos porque son compromisos que se firmaron en situaciones muy especiales. Yo lo que hice ayer (lunes) fue un llamado, que pueda haber un entendimiento, respetando los contratos", dijo el mandatario en su habitual conferencia de prensa matutina.

Las acciones de IEnova llegaron a caer este lunes un 6,95% -un nivel no visto desde principios de enero-, tras los comentarios, mientras que las de Grupo Carso cedieron hasta un 0,94%, y las de TransCanada bajaron en la bolsa de Toronto un 0,67%.

López Obrador agregó que las empresas tampoco serán vetadas, salvo que se determine alguna omisión en la construcción de las obras, y dijo que México necesita inversiones privadas, tanto nacional como extranjera.

En un comunicado, IEnova dijo el lunes que tiene un gasoducto que entró en operación en 2017, pero que los suministros a CFE fueron interrumpidos "por actos de sabotaje".