Ciudad de México. Moody's Investors Service dijo este martes que el alivio fiscal que el presidente de México anunció el fin de semana para la petrolera estatal Pemex no será suficiente para evitar que la empresa use créditos revolventes e incremente su deuda en 2020.

La agencia calificadora tiene la nota de Pemex apenas un nivel superior al de "basura", mientras que tanto Fitch Ratings como Standard & Poor's recientemente redujeron aún más las calificaciones de la petrolera.

El domingo, el mandatario Andrés Manuel López Obrador dijo que Pemex recibirá un apoyo fiscal equivalente a unos US$2.570 millones.

Desde su llegada al poder, Pemex ha recibido inyecciones de capital y alivios fiscales para ayudarla a salir de crisis financiera en la que se encuentra. Sin embargo, la empresa aún tiene una pesada deuda de más de US$100.000 millones.

"Estimamos que Pemex aprovechará la totalidad de sus actuales US$8.900 millones en facilidades de crédito comprometidas durante el 2020, que podrían no estar disponibles para apoyar necesidades de efectivo en el 2021", dijo en un comunicado.

La calificadora no dijo si esto impactaría la nota de la empresa, actualmente en Baa3, con perspectiva negativa.