Quito. El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció este jueves que mientras sea mandatario su gobierno no firmará ningún contrato con la constructora brasileña Odebrecht, tras la trama de corrupción en la que se vio envuelta la firma en al menos 12 países, incluido, Ecuador.

En cadena nacional, Moreno, informó que esta semana se reunió con las autoridades de control que están a cargo del proceso de reparación integral que Ecuador inició en julio pasado por los perjuicios derivados de la trama de sobornos de Odebrecht en el país andino.

"El Gobierno Nacional ha demandado a la empresa Odebrecht la plena reparación de todos los daños que causaron sus actos de corrupción en Ecuador. Debo decirles que mientras yo sea presidente, la compañía Odebrecht no firmará ningún contrato con el gobierno ecuatoriano", dijo el presidente.

Agregó que se ha exigido a Odebrecht su colaboración con la justicia ecuatoriana y "que contribuyan para llegar a la verdad, para recuperar el dinero de los ecuatorianos".

La justicia ecuatoriana ya ha castigado a algunas personas y ex funcionarios implicados en hechos relacionados al caso, entre ellos, el ex vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, condenado en 2017 a seis años de prisión.

Asimismo, instó a Odebrecht a que pida disculpas "pues la corrupción no solo perjudica al desarrollo material del país sino, lo que es peor, afecta el espíritu y la confianza de un pueblo entero".

La Fiscalía General de Ecuador abrió en diciembre de 2016 una investigación sobre el pago de US$33,5 millones en presuntos sobornos hechos por Odebrecht a funcionarios para recibir beneficios en contratos entre 2007 y 2016 en Ecuador.

Dichos pagos fueron revelados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La justicia ecuatoriana ya ha castigado a algunas personas y ex funcionarios implicados en hechos relacionados al caso, entre ellos, el ex vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, condenado en 2017 a seis años de prisión.

El pasado 10 de julio, el gobierno ecuatoriano se reunió con ejecutivos de Odebrecht para iniciar un proceso de reparación integral por los perjuicios derivados de la trama de corrupción en este país.

El proceso está a cargo de los máximos representantes de la Procuraduría, la Secretaría Anticorrupción de la Presidencia, la Contraloría y la Fiscalía Generales del Estado.