Zúrich. El grupo de alimentación suizo Nestlé tiene previsto devolver hasta 20.000 millones de francos suizos (US$20.130 millones) a sus accionistas en los próximos dos años y está remodelando su negocio de agua, después de que el crecimiento orgánico de las ventas se redujera al 3,7% en el tercer trimestre, frente al 3,9% del trimestre anterior.

Los fabricantes de alimentos envasados se están diversificando en nuevas áreas para impulsar el crecimiento, como las alternativas cárnicas de origen vegetal o los productos elaborados con ingredientes naturales, ante la ralentización del conjunto del mercado.

El crecimiento orgánico de Nestlé, que excluye las fluctuaciones monetarias y las adquisiciones, se ralentizó en el tercer trimestre, ya que los precios de sus productos cayeron ligeramente, dijo este jueves en un comunicado el fabricante de las barritas de chocolate KitKat, los fideos Maggi y hamburguesas vegetarianas.

Sin embargo, confirmó sus perspectivas de crecimiento orgánico de las ventas de alrededor del 3,5% y un margen operativo del 17,5% o superior para todo el año, lo que apunta a un fuerte impulso en Estados Unidos y en su negocio de productos para mascotas.

La empresa anunció que había decidido repartir hasta 20.000 millones de francos entre los accionistas durante el período 2020-2022, principalmente en forma de recompra de acciones, pero que también era posible distribuir dividendos extraordinarios.

En otro comunicado, Nestlé anunció que dejaría de gestionar su negocio de agua, que registró un débil crecimiento orgánico del 0,5% en los nueve primeros meses del año, como un negocio global. En su lugar, lo integrará en sus tres zonas geográficas.

Maurizio Patarnello, responsable de esta división, dejará el consejo ejecutivo a finales de este año.