La compañía petrolera noruega Equinor planea reducir las inversiones, la perforación exploratoria y los costos operativos en alrededor de US$3.000 millones para abordar la crisis del coronavirus y el escenario de bajo precio del petróleo.

Las medidas de Equinor se suman a los recortes ya anunciados por otras grandes compañías petroleras, como Saudi Aramco y Shell. Los recortes de cinco gigantes de la industria, incluido el noruego, totalizan US$19.000 millones, un 18% menos que las inversiones inicialmente planificadas por ellos, de US$106.000 millones.

Equinor, que ya suspendió un programa de recompra de acciones de US$5.000 millones, dijo que pospondría la perforación en tierra en Estados Unidos, donde ha invertido miles de millones en los últimos años, como parte del plan anunciado este miércoles.

Las nuevas medidas permitirán que las operaciones de la compañía tengan un flujo de caja neutral en 2020 en caso de que los precios promedio del petróleo sean de alrededor de US$25 por barril, dijo la compañía petrolera en un comunicado.

"Ahora estamos tomando medidas para fortalecer aún más nuestra capacidad de recuperación en esta situación", dijo el CEO, Eldar Saetre.

Equinor mantuvo su dividendo esperado de US$0,27 por acción para el cuarto trimestre de 2019, pero un portavoz dijo que la junta aún tenía que decidir sobre la distribución de las ganancias para los próximos trimestres.

Después de la caída en los precios del petróleo entre 2014 y 2016, Equinor ofreció a los accionistas una opción para recibir dividendos a través de nuevas acciones emitidas por la compañía con descuento, en lugar de efectivo, en una iniciativa que finalizó en 2017.

Según Equinor, las inversiones para 2020 se reducirán a aproximadamente US$8.500 millones, de un objetivo de US$10.000 millones a US$11.000 millones el mes pasado.