Pekín. Nuevas acusaciones de conductas irregulares presentadas por fiscales de Tokio contra el ex jefe de Nissan Carlos Ghosn se centran en el uso de fondos de la compañía para pagar a un empresario saudita, que lo habría ayudado a resolver problemas financieros, dijeron dos fuentes de la compañía.

Los fiscales de Tokio arrestaron a Ghosn por tercera vez este viernes, acusándolo de un agravado abuso de confianza en la transferencia de pérdidas personales por inversiones al fabricante de automóviles.

En su acusación, los fiscales dijeron que creen que alrededor de octubre de 2008, Ghosn estaba tratando de lidiar con pérdidas por 1.850 millones de yenes (US$16,6 millones) por un contrato de swap con un banco que no se mencionó.

Una persona ayudó a organizar una nota de crédito para Ghosn y una compañía dirigida por esa persona recibió más tarde US$14,7 millones en fondos de Nissan en cuatro cuotas entre 2009 y 2012, según el comunicado, y agregó que los pagos se realizaron en interés de Ghosn y esa persona.

"Al hacer eso, (Ghosn) se comportó de una manera que violó la confianza e infligió daños en la propiedad de Nissan", dijo el comunicado, que agregó que Ghosn había intentado que la automotriz asumiera directamente las pérdidas.

"Al hacer eso, (Ghosn) se comportó de una manera que violó la confianza e infligió daños en la propiedad de Nissan", dijo el comunicado, que agregó que Ghosn había intentado que la automotriz asumiera directamente las pérdidas.

Según las fuentes de Nissan, que tienen conocimiento de la investigación de la compañía sobre su exjefe, la persona que ayudó a Ghosn es Khaled Al-Juffali, vicepresidente de uno de los mayores conglomerados de Arabia Saudita, EA Juffali and Brothers, y miembro del directorio de la Autoridad Monetaria de Arabia Saudita.

También es dueño mayoritario de una compañía llamada Al-Dahana que posee la mitad de la empresa conjunta regional Nissan Gulf, mientras que la otra mitad está en manos de una unidad de propiedad total de Nissan Motor.

Sheikh Khaled Juffali no hizo comentarios sobre el asunto, de acuerdo a una declaración enviada por correo electrónico desde E. A. Juffali and Brothers.

El abogado de Ghosn en Tokio, Motonari Otsuru, no estaba disponible para hacer comentarios, dijo una persona que contestó el teléfono en su despacho. Un representante de la familia Ghosn no quiso hacer comentarios.