Nueva York.- Los precios del petróleo sufrieron este viernes su mayor desplome diario en más de 11 años, después de que Rusia se opuso a los recortes de producción propuestos por la OPEP para estabilizar el mercado en momentos en que el brote de coronavirus desacelera la economía mundial y afecta la demanda de energía.

Tres años de cooperación entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia terminaron después de que Moscú se negó a apoyar los recortes de petróleo más profundos para apoyar los precios que se han hundido durante el brote de coronavirus. La OPEP respondió eliminando todos los límites de su propia producción.

Eso causó una liquidación en la que más de 1 millón de contratos de crudo estadounidense cambiaron de manos este viernes. Los futuros del WTI cerraron con un desplome de más de un 10%, su mayor caída porcentual diaria desde 2014. Más de 4,58 millones de contratos de crudo estadounidense se transaron en la semana, la cifra semanal más alta en la historia.

Los futuros del crudo Brent cayeron US$4,72, o 9,44%, a US$45,27 el barril, mientras que el crudo West Texas Intermediate se hundió US$4,62, o un 10,07%, a US$41,28 por barril.

Ese fue el mayor declive porcentual diario del WTI desde noviembre de 2014 y ambos contratos referenciales acumulan una pérdida de más de 30% en el año.

La división entre la OPEP y Rusia recordó una caída del precio del petróleo en 2014, cuando Arabia Saudita y Moscú se enfrentaron por la cuota de mercado con los productores de petróleo de esquisto bituminoso de Estados Unidos, que nunca han participado en pactos que limiten la producción.

"Este podría ser el fin de la alianza OPEP-Rusia", dijo Phil Flynn, analista de Price Futures Group en Chicago. "Por primera vez en años a fines de marzo, no habría una cuota (de bombeo) para los productores de la OPEP".

La OPEP presionaba por recortes adicionales de 1,5 millones de bpd hasta finales del 2020.

Los países que no pertenecen a la OPEP esperaban contribuir con 500.000 bpd al recorte adicional total, dijeron ministros de la OPEP. Bajo el nuevo acuerdo, los recortes a la producción de la alianza OPEP+ habrían alcanzado un total de 3,6 millones de bpd, o cerca de un 3,6% de la oferta global.