Buenos Aires. El candidato de la oposición Alberto Fernández, que en las elecciones primarias de Argentina obtuvo una amplia ventaja por sobre el presidente Mauricio Macri, se reunió el lunes con las compañías mineras en Buenos Aires para discutir sus planes para el sector, dijeron dos fuentes que asistieron a la reunión.

Fernández, el favorito para las elecciones presidenciales de octubre, dijo a las compañías que su equipo ha estado trabajando en un plan para beneficiar a las compañías petroleras que operan en Vaca Muerta y en el sector minero del país, agregó una de las fuentes.

Fernández también dijo que quiere promover el flujo de dólares a Argentina, sin poner controles sobre los giros de dinero al exterior, dijo la fuente.

"Si hago bien mi trabajo, las empresas querrán mantener su dinero en Argentina", dijo Fernández.

Los comentarios fueron algunas de las señales más fuertes de Fernández sobre sus planes para el sector en medio de las preocupaciones de los inversionistas de que su gobierno, podría volver a las políticas intervencionistas de la ex presidenta Cristina Fernández.

Un portavoz de Fernández dijo que no tenía información sobre la reunión.

Representantes de compañías como Glencore, Antofagasta Minerals, Posco y Galaxy Lithium America, asistieron a la reunión, dijeron las fuentes. Algunos funcionarios del gobierno provincial también estuvieron presentes.

Las compañías mineras abrieron la reunión, a la que asistieron entre 30 y 40 personas en un hotel en el centro de Buenos Aires, con comentarios dirigidos a Fernández, pidiendo continuidad en el sector, facilidad para importar equipos y sacar dinero del país, dijo la fuente.

Por su parte, Fernández dijo que su objetivo era garantizar la continuidad en el sector durante 10 años y agregó que la regulación minera continuaría a nivel provincial.

Dijo que consideraba que la minería era una oportunidad, más que un problema, y ​​prometió no ser un obstáculo para el sector.

Los comentarios fueron algunas de las señales más fuertes de Fernández sobre sus planes para el sector en medio de las preocupaciones de los inversionistas de que su gobierno, si es elegido, podría volver a las políticas intervencionistas de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien ahora aspira ser su vicepresidente.

Las inversiones mineras se desplomaron cuando Fernández de Kirchner, quien gobernó Argentina desde 2007 hasta 2015, impuso un impuesto del 5% a las exportaciones mineras y prohibió a las empresas enviar ganancias a las sedes extranjeras.

El presidente proponente de los mercados libres, Mauricio Macri, abandonó los controles de comercio y divisas, incluido el impuesto del 5% sobre las exportaciones mineras, pero luego introdujo un impuesto sobre todas las exportaciones como parte de los objetivos fiscales en virtud del acuerdo de reserva del FMI de US$57.000 millones.