Ciudad de México.- El robo de hidrocarburos no se ha solucionado, pues entre enero y mayo de este año, Petróleos Mexicanos (Pemex), registró 6 mil 621 tomas clandestinas, lo que significó un ligero aumento de 1,4% en comparación al mismo periodo del año pasado.

Aunque la tendencia de este delito ha comenzado a bajar, los datos de la empresa muestran un nuevo récord en el número de ataques a la red de ductos, principalmente en los estados de Hidalgo y Estado de México, así como en aquellos donde se están registrando aumentos atípicos como Aguascalientes y Chiapas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que el problema ya había sido solucionado, sin embargo, mantiene un nivel alarmante, pues si bien ha empezado a retroceder en parte del llamado triángulo rojo, como lo es Puebla y Guanajuato, el problema ha comenzado a migrar a otras zonas, aunque a una velocidad más lenta en comparación al sexenio pasado.

Datos de la empresa muestran que al cierre entre enero y mayo de este año se registraron 6 mil 621 tomas, es decir, 91 más en comparación a los 6 mil 530 del mismo periodo del año pasado, lo cual tiene que ver con una reducción de este delito en los últimos dos meses.

Las estadísticas muestran que en enero se alcanzó el mayor nivel de perforaciones ilegales en la historia de la empresa, con mil 565 perforaciones, sin embargo, en febrero se registró una reducción de 14% respecto al primer mes al registrar mil 342 tomas.

Aunque en marzo volvió a subir la tendencia de este delito, ya no fue tan grave como en años anteriores, mientras en abril se redujo nuevamente a mil 171 y en mayo a mil 76 perforaciones, el más bajo desde junio del año pasado.

Los estados con más ataques. En un informe de la empresa del estado se muestra nuevamente a Hidalgo, como el estado con el mayor número de ataques a la red de ductos de Pemex para la ordeña de combustibles, con más de 2 mil 170 tomas, lo que significó un aumento de 182% respecto a los primeros cinco meses del año pasado.

El segundo lugar lo ocupa el Estado de México donde ha crecido en 56% este delito con más de 923 perforaciones, Tamaulipas con 673, mientras que en Puebla se detectaron 677 y en Guanajuato 629, aunque en las últimas dos entidades ya se logró una reducción de 34% 17% respectivamente.

El gobierno federal asegura que esto sería el reflejo de la estrategia que se está siguiendo en contra del llamado huachicol, y en el que están trabajando de manera conjunta 15 dependencias de gobierno y más de 10 mil elementos tanto del Ejército, como de la Marina y Policía Federal.

Aumento en otros estados. Pese a la reducción general de este delito, llama la atención que en algunos estados de la república ha comenzado a aumentar de manera alarmante el número de tomas clandestinas, tal es el caso de Aguascalientes, donde el año pasado apenas se registró una perforación, pero al cierre de 2019 ya suma 17, lo que significaría un aumento de 1,600%.

Chiapas pasó de dos tomas entre enero y mayo de 2018 a 14 este año, el aumento es de 600%, en Coahuila creció 182%, Tabasco 143% y Oaxaca 88%.

Aunque el número de perforaciones aun es bajo, el aumento de estos en solo un año ha sido significativo lo que significaría la migración de la delincuencia a zonas donde el delito no era común.