Lima. Perú contempla proyectos de infraestuctura por US$5.473 millones para desarrollar una empobrecida zona cocalera en los Andes del país, donde opera el narcotráfico y remanentes del grupo rebelde Sendero Luminoso, dijo la oficina antidrogas del Gobierno.

El presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA), Rubén Vargas, afirmó que el plan se desarrollará en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), que produce el 75% de la cocaína de Perú y que carece de servicios básicos, carreteras, salud y educación.

"Se espera desarrollar 18.500 millones de soles (US$5.473 millones) en 2.974 proyectos en el VRAEM, en una estrategia que busca cerrar las brechas de pobreza y la falta de oportunidades, que se agudizan por la presencia de organizaciones terroristas vinculadas al tráfico ilícito de drogas", dijo Vargas.

"Tenemos metas claras que cumplir, educación, salud, infraestructura vial en esa zona. Nosotros no contemplamos acciones de erradicación forzosa", agregó Vargas.

Según Vargas, el Gobierno espera contar con la ayuda internacional para su plan antidrogas, en especial de Estados Unidos y la Unión Europea, los principales consumidores de la cocaína producida en Perú.

Según Vargas, el Gobierno espera contar con la ayuda internacional para su plan antidrogas, en especial de Estados Unidos y la Unión Europea, los principales consumidores de la cocaína producida en Perú.

En el VRAEM, que es una zona del tamaño de Puerto Rico y que tiene "alta productividad" de hoja de coca, se realizan constantemente operativos contra los remanentes de Sendero Luminoso, que se han acantonado en esa zona y operan en alianza con el narcotráfico, según la policía nacional.

Perú, junto con Colombia, es uno de los mayores productores mundiales de hoja de coca y de cocaína, según datos de la ONU. En el 2016 produjo unas 410 toneladas de cocaína.