Lima. El presidente de Perú Martín Vizcarra presentó el Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad (PNIC), hace una semana en el que prioriza 52 iniciativas y prevé cerrar en una década el 30% del total de la brecha de acceso básico (363.452 millones de soles, unos US$110.000 millones).

El Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad (PNIC), que publicó el Poder Ejecutivo el 28 de julio, mediante Decreto Supremo Nº 238-2019- EF, tiene como objetivo proveer al Estado de un insumo para construir una agenda de desarrollo transparente y consensuada que permita cerrar brechas claves para el desarrollo económico y social del país. 

Esta iniciativa contempla 52 proyectos priorizados para cerrar, en una década, el 30% del total de la brecha de accesos básicos de infraestructura. 

La cartera identificada, cuyo valor asciende a 99.196 millones de soles (US$30.000 millones), se elaboró sobre la base de las iniciativas que cada sector identificó, en tanto que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) articuló estos esfuerzos para la selección final. 

Proyectos de alto impacto. Con ese propósito se desarrolló una metodología de priorización para identificar proyectos de infraestructura de alto impacto en la productividad y competitividad, que beneficien a la mayor cantidad de la población (sobre todo la más vulnerable) y que se articulen entre sí para potenciar los impactos de cada iniciativa, creando oportunidades para todas las regiones del Perú. 

Los 52 proyectos del plan están distribuidos en seis zonas, considerando que un porcentaje importante se halla en Lima, porque la capital concentra el 30% de la población, el 73% del comercio exterior y la existencia de factores que lo determinan como un eje logístico, comercial y social importante del país.

En ese sentido, el PNIC se puede evaluar desde cuatro dimensiones: territorial, sectorial, modalidad de ejecución y fases. 

En su Mensaje a la Nación, el presidente Vizcarra, destacó que el PNIC tenga un enfoque territorial. “Lo novedoso del plan no es solo la priorización necesaria para alinear los mensajes entre los sectores público y privado, sino también el enfoque territorial que le hemos dado”. 

Distribución en 6 zonas. Los 52 proyectos del plan están distribuidos en seis zonas, considerando que un porcentaje importante se halla en Lima, porque la capital concentra el 30% de la población, el 73% del comercio exterior y la existencia de factores que lo determinan como un eje logístico, comercial y social importante del país.

La zona Norte 1 (Tumbes, Piura, Cajamarca, Amazonas, Loreto y San Martín) involucra 10 proyectos por un monto de inversión de 5% del total.

Después viene la zona Norte 2 (Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, Áncash, Huánuco y Ucayali) que contempla 11 proyectos y el 9% de la inversión total. 

La zona Centro 1 (Lima provincias, Huánuco, Pasco, Junín y Ucayali) abarca 8 proyectos y el 9% del monto total por invertirse en el plan. 

También está la zona Centro 2 (Lima Metropolitana) con 10 proyectos y el 50% de los 99.196 millones de soles (US$30.000 millones) previstos para el plan. 

La zona Sur 1 (Ica, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, Cusco y Madre de Dios) involucra 7 proyectos y requerirá el 16% del monto de inversión total. 

En el caso de la zona Sur 2 (Arequipa, Moquegua, Puno y Tacna), esta contempla 6 proyectos y el 11% de lo que se invertirá en el plan. 

Proyectos por sectores. Asimismo, los proyectos se distribuyen en los sectores de Transportes y Comunicaciones (31), Energía (11), Saneamiento (6) y Agricultura (4).

“La cartera de proyectos que refleja un mayor número de iniciativas es el de Transportes. Este es el sector que tiene el porcentaje más alto en gasto de capital y, por su naturaleza, se articula de manera transversal con más sectores”, señala el plan. 

Transportes incluye carreteras, aeropuertos, puertos, líneas de Metro e hidrovías, los cuales tienen una enorme repercusión en los sectores productivos, como el agrícola, pecuario, forestal y acuícola. 

El sector eléctrico tiene un número importante de proyectos de transmisión y de subtransmisión. 

En comunicaciones se han incluido proyectos de bandas anchas para mejorar el acceso a internet, lo que permitirá la ampliación del uso de la tecnología para reducir costos. 

Los proyectos directamente identificados con el sector Agricultura están enfocados en la ampliación de la frontera agrícola. 

Los proyectos de saneamiento y de medioambiente están enfocados en mejorar la calidad de agua y el manejo de los residuos sólidos. 

Modalidad y fases. El PNIC considera todas las modalidades de ejecución, como alianzas público-privadas (APP) autofinanciada (18 proyectos), APP cofinanciada (11), Obra Pública (17) y Proyectos en Activos (6). 

La modalidad que más proyectos tiene (aunque no mayor monto) son las APP autofinanciadas, pues el modelo de priorización beneficia los proyectos que demandan menos recursos del Estado. 

En cuanto a la fase, se debe indicar que 24 proyectos ya están en ejecución, 25 están en proceso y 3 en idea. 

“Poco menos del 50% de los proyectos priorizados están en fase de ejecución, pues el modelo pondera con más puntaje los proyectos con mayor nivel de avance”, según el texto del plan.