Río de Janeiro. Petrobras espera anunciar pronto buenas noticias relacionadas con la venta de activos, en un paso importante en la búsqueda para reducir la deuda de la compañía, dijo este martes el presidente de la compañía petrolera estatal, Roberto Castello Branco, en una videoconferencia transmitida por el banco Safra.

El ejecutivo, que no dio detalles sobre los acuerdos que podrían anunciarse, también reconoció que el nuevo coronavirus podría tener un impacto en el progreso del plan de desinversión multimillonario de la compañía, pero enfatizó que hasta ahora esto no se ha observado.

“Lo que influye la recesión (prevista debido al coronavirus) es quizás la demora en la ejecución de algunos proyectos, pero hasta ahora (el programa de desinversión) permanece intacto. En poco tiempo, tendremos buenas noticias para anunciar con la realización de algunas ventas”, dijo Castello Branco, durante la transmisión a través de internet.

El presidente señaló que el principal grupo de activos ofrecidos a la venta por la compañía involucra ocho refinerías y su infraestructura asociada.

Según Castello Branco, no hubo manifestaciones de desinterés por parte de los proponentes que pasaron a la fase de ofertas vinculantes en el proceso de desinversión. Por lo tanto, la compañía confía en que podrá firmar acuerdos para la venta de refinerías a fines de este año, para concluir el negocio en 2021.

El plan de desinversión tiene como objetivo permitir que la compañía se concentre en los activos con el mayor rendimiento financiero, esencialmente en la producción de petróleo en aguas profundas, y reducir la deuda, que rondaba los US$89.000 millones al final del primer trimestre.

Castello Branco señaló que "en el contexto actual, mantener la deuda constante será una victoria".

La meta de Petrobras es terminar el año con una deuda bruta de US$87.000 millones.