Petrobras reducirá los precios de la gasolina un 9,5% y un 6,5%, respectivamente, como consecuencia de la crisis económica surgida por la pandemia del nuevo coronavirus y la disputa entre Rusia y Arabia Saudí sobre el nivel de producción de petróleo.

Los nuevos precios entrarán en vigor el próximo 13 de marzo en las gasolineras. La petrolera señala que el precio final dependerá de cada gasolinera, que agrega impuestos, tarifas y costes laborales.

"Los precios de la gasolina y el diésel vendidos a los distribuidores se basan en el precio de paridad de importación, formado por cotizaciones internacionales para estos productos más los costes de importación, como el transporte y los impuestos portuarios", han añadido desde la compañía.

Petrobras matiza que el mercado brasileño de combustibles está abierto a la libre competencia, ofreciendo a los distribuidores la alternativa de importar diferentes productos.

Entre el 1 y el 7 de marzo, el precio promedio para la gasolina en el país fue de 4,53 reales brasileños (0,84 euros) por litro, y de 3,66 reales (0,67 euros) por litro para el diésel, según datos de la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP).