La petrolera más importante de Brasil, Petrobras, ha anunciado una serie de medidas para hacer frente a la crisis del coronavirus. Entre ellas, la empresa reducirá un 30% el sueldo mensual de su consejero delegado, Roberto Castello, y de los directivos.

Según ha informado la compañía en un comunicado, las medidas tienen como objetivo contribuir a los esfuerzos que están haciendo la población y las autoridades brasileñas para mitigar los riesgos de la enfermedad.

"Como resultado de la fuerte disminución en los precios y en la demanda de petróleo y combustible, la compañía está tomando una serie de medidas para reducir los desembolsos y preservar la liquidez en este escenario de incertidumbres con el fin de fortalecer su solidez financiera y la resistencia empresarial", han explicado desde la petrolera.

Entre las medidas económicas, Petrobras ya anunció el desembolso de líneas de crédito 'revolving' por US$8.000 millones (7.308 millones de euros) y el desembolso de otras dos líneas de 3.500 millones de reales (633 millones de euros).

Otra de las medidas anunciadas será la reducción de las inversiones para 2020 de US$12.000 millones (10.963 millones de euros) a US$8.500 millones (7.765 millones de euros), debido a los aplazamientos de actividades exploratorias, interconexión de pozos y construcción de instalaciones de producción y refinación, y de la devaluación del real frente al dólar estadounidense.

Petrobras reducirá sus costes operativos en un total de US$2.000 millones (1.827 millones de euros) y sus costes en recursos humanos en un total de 2.400 millones de reales (US$469 millones).

La empresa reducirá en un 50% el número de trabajadores de guardia parcial para los próximos tres meses y llevará a cabo el aplazamiento de contratos de nuevos materiales de construcción por un período de 90 días.

Asimismo, la empresa pospondrá el pago del dividendo anunciado para el 19 de febrero, cifrado en un total de 1.700 millones de reales (307 millones de euros), al 15 de diciembre. La propuesta del cambio de fecha se realizará en la junta anual de accionistas, que será el 27 de abril.

Otra de las medidas anunciadas será la reducción de las inversiones para 2020 de US$12.000 millones (10.963 millones de euros) a US$8.500 millones (7.765 millones de euros), debido a los aplazamientos de actividades exploratorias, interconexión de pozos y construcción de instalaciones de producción y refinación, y de la devaluación del real frente al dólar estadounidense.

La petrolera explica que la crisis del Covid-19 ha llevado a reducciones significativas en la demanda de productos petroleros, especialmente en diésel, gasolina y combustible de aviones a un nivel global.

"La compañía evaluará las condiciones del mercado y, si es necesario, realizará nuevos ajustes en la producción de petróleo, garantizando siempre las condiciones de seguridad para las personas, las operaciones y los procesos", ha asegurado.

Petrobras ha concluido señalando que durante la crisis actual está reforzando su compromiso con la gestión de su cartera, así como con su estrategia respaldada en el retorno de capital, la reducción de costes, la meritocracia y el respeto por las personas.

"La crisis actual destaca la importancia de estos pilares que deben continuar siendo implementados con aún más enfoque e intensidad", ha subrayado la entidad.