Quito. El oleoducto estatal de Ecuador paralizó sus operaciones de bombeo este miércoles debido a un nuevo socavón a causa de una erosión regresiva en la región amazónica que ha puesto en riesgo la integridad de su tubería, dijo la petrolera Petroecuador.

La línea de recorrido del oleoducto estatal SOTE, que transporta unos 360.000 barriles de crudo diarios (bpd), está siendo amenazada por una erosión registrada en el sector conocido como San Rafael en el límite de las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos.

La suspensión del bombeo "evitará cualquier afectación ambiental en caso de presentarse una nueva rotura del SOTE a causa del avance de la erosión regresiva", dijo la petrolera estatal en un comunicado.

La programación de las exportaciones de crudo del país petrolero no serán afectadas con la suspensión del bombeo del SOTE porque se cuenta con suficiente almacenamiento en la terminal de Balao, explicó Petroecuador.

A inicios de abril, el SOTE, junto con el ducto privado de crudos pesados OCP, sufrieron una rotura de la tubería por un hundimiento de tierra en la misma zona, lo que llevó al país andino a declara fuerza mayor en sus exportaciones.

Petroecuador dijo además que la suspensión del bombeo se extenderá hasta que concluya con los trabajos de construcción de una variante que se realizan desde el mes pasado en una parte de la línea de recorrido del ducto en la misma zona afectada.

"Tras la suspensión de las operaciones de bombeo, se obturó con éxito la tubería del SOTE ubicada en el sector de San Rafael, con 1.400 metros de longitud aproximadamente, y se drenó el crudo con el uso autotanques", concluyó el comunicado.