Singapur. El crudo subía este jueves apoyado por los recortes a la producción aplicados por la OPEP y por las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela e Irán, pero el avance era contenido por una producción récord e inventarios más altos en Estados Unidos, junto a estimaciones reducidas del crecimiento de la demanda global.

A las 1143 GMT, el Brent ganaba 84 centavos, o un 1,2%, a US$66,83 por barril. El West Texas Intermediate subía 60 centavos a US$56,82 el barril.

"En nuestra opinión, la estrategia de la OPEP es equilibrar al mercado lo más pronto posible y dejar los recortes para fines de junio con el fin de aumentar la producción a la par de los productores de esquisto en el segundo semestre", dijo Goldman Sachs en una nota este miércoles.

La petrolera estatal venezolana PDVSA declaró este martes emergencia marítima luego de que la naviera alemana Bernhard Schulte Shipmanagement (BSM) reveló planes para devolver 10 tanqueros debido a la falta de pago de la estatal.

En Estados Unidos, las existencias de crudo aumentaron en 7,1 millones de barriles en la semana terminada el 1 de marzo a 452,93 millones de barriles, según datos oficiales. La producción se ubicó en un volumen récord de 12,1 millones de bpd.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico pronosticó este miércoles que la economía mundial crecería 3,3% en 2019, reducción de 0,2 puntos porcentuales desde sus proyecciones de noviembre.