Lima. El presidente del directorio de Petroperú, Carlos Paredes Lanatta, informó este miércoles que la nueva Refinería de Talara comenzará a operar desde febrero del 2021.

“Apuntamos que la puesta en marcha de la nueva refinería se produzca en febrero del 2021. A partir de este hito se incrementará de manera significativa el resultado operacional de la empresa”, anunció.

“Pronto estaremos orgullosos de entregarles a todos los peruanos la nueva Refinería de Talara, produciendo combustibles de calidad mundial”, agregó.

Carlos Paredes recordó que cuando llegó a la presidencia de Petroperú, no se había logrado llegar a un acuerdo con los principales contratistas, especialmente con Técnicas Reunidas, sobre cómo enfrentar las consecuencias de las disrupciones que habían afectado la implementación del Proyecto de Modernización de la Refinería de Talara (PMRT).

“La tensa situación que enfrentábamos pudo devenir en arbitrajes, sobrecostos adicionales e, incluso, en la paralización del proyecto. Para hacer frente a este complejo escenario, reestablecimos el diálogo y las negociaciones con Técnicas Reunidas”, sostuvo.

Carlos Paredes enfatizó que demorar el inicio de la operación de la nueva Refinería de Talara le genera a Petroperú una pérdida económica de US$32 millones por mes.

“Llegamos a un acuerdo de principios que permitió identificar y acotar los sobrecostos incurridos producto de una serie de errores atribuibles a Petroperú, sobre todo por la demora en la adjudicación de la construcción de las unidades auxiliares de la Refinería de Talara”, añadió.

Segundo acuerdo. El presidente de Petroperú comentó que, en línea con lo sugerido por la Junta General de Accionistas y por la Contraloría General de la República, se llegó a un segundo acuerdo de principios con el consorcio Cobra-SCL, para complementar el precitado acuerdo con Técnicas Reunidas y asegurar el pronto término del proyecto.

“La oportuna solución a los problemas encontrados en el PMRT permitió acelerar el ritmo de ejecución de la obra, pasando de tener 3.900 trabajadores al cierre de abril 2019, a 7.200 trabajadores a la fecha. Ambos acuerdos de principios vienen siendo analizados por la Contraloría General y mi compromiso es hacerlos de conocimiento público antes de su formalización”, dijo.

Carlos Paredes enfatizó que demorar el inicio de la operación de la nueva Refinería de Talara le genera a Petroperú una pérdida económica de US$32 millones por mes.

En marzo de este año, la compañía estimó que el costo de la nueva refinería, ascendería a aproximadamente US$4.700 millones, considerando las contingencias del y los costos por el retraso.

“Con los referidos acuerdos se está minimizando el tiempo de demora. Corresponderá a la Contraloría General investigar a los responsables de los problemas que hemos subsanado. Quiero ser enfático en señalar que no habrá adendas ocultas, todo será público, no habrá nada guardado”, manifestó.

“A pesar de que muchos probablemente no hubiésemos aprobado la construcción de este proyecto en el 2014, en el 2019 no existía otra opción más que la de concluirlo de la manera más eficiente y transparente posible. Hoy debemos sentirnos orgullosos de estar trabajando de manera transparente y eficiente en el proyecto de inversión pública más importante del país”, agregó.